Informe sobre la situación de cuatro mujeres presas en las cárceles de Irán – KHRN (Red de derechos humanos de Kurdistán)

zeyneb-celaliyan-khrn
Fuente: http://rojhelat.info/en/?p=8264

El 8 de Marzo día Internacional de la Mujer, es una jornada mundial que celebran las mujeres a nivel mundial. Cuatro mujeres, prisioneras políticas kurdas, están en tres prisiones diferentes viviendo en condiciones deplorables. La Red de Derechos Humanos del Kurdistán ha logrado obtener información reciente, a través de fuentes confiables, en lo que respecta a las cuatro mujeres kurdas detenidas en las cárceles de Irán. Las cuatro mujeres son Ghadrieh Ghaderi, Golnaz Ahangkhosh, Razieh Hakimi y Zeynab Jalaliyan (1), que sufrió una de las frases más duras de las pronunciadas en los juicios llevados a cabo hacia de las mujeres encarceladas en Irán. Las cuatro detenidas han sido privadas de los más elementales derechos humanos, incluido el derecho a defenderse.

Por desgracia, la información sobre el número de mujeres kurdas encarceladas en Irán y su situación es escasa debido a las limitaciones para la obtención de información, indica, la Red de Derechos Humanos de Kurdistán quienes no han podido proporcionar detalles sobre otras mujeres kurdas también encarceladas.

Zeynab Jalaliyan – prisión de Xoy (Khoy)

Zeynab Jalalian ( persa : زينب جلاليان), nacida 1982 en Maku, fue condenada a muerte por un tribunal revolucionario islámico por ser una supuestamente de la organizacion kurdo PJAK.

Cuando Jalalian tenía diez años, se escapó de su casa porque sus padres no le permitían ir a la escuela. Según su familia, fue detenido en julio de 2007 en la ciudad kurda de Kermanshah . Luego fue trasladado al centro de detención del Ministerio de Inteligencia.

La Corte de la Revolución en Kermanshah realizó un breve juicio, sin la debida diligencia y la debida representación legal, que dura sólo unos minutos. Sobre la base de su presunta pertenencia a un partido político Kurdo, fue acusada de luchar contra Dios ( mohareb ) y se la condeno a la pena de muerte. Estaba enferma, debido a las condiciones de la prisión y la tortura. No tuvo ningún abogado para defenderla. La Corte le dijo: “Usted es un enemigo de Dios y tiene que ser ahorcada muy pronto”. Su sentencia de muerte fue confirmada por el Tribunal Supremo iraní en noviembre de 2009.

El 28 de junio de 2010, su familia declaró que en su última llamada telefónica, Zeynab habria mencionado que estába recluida en la prisión de Evin. Su familia y sus abogados no lograron durante mucho tiempo recibir información adicional, sobre ella, las autoridades respondian que su expediente se había perdido.

En una entrevista publicada el 1 de julio de 2010. durante la Campaña Internacional para los Derechos Humanos en Irán, la abogada iraní Khalil Bahramian hablo de la prohibicion para visitar la Sra Jalalian en prisión.

Según el Comité de Reporteros por los Derechos Humanos, el abogado de Jalalian, el Dr. Mohamad Sharif declaró en diciembre de 2011: “Después de un largo período de seguimiento con las autoridades judiciales, el Tribunal Supremo anuló la condena a muerte y la cambio por la de cadena perpetua”. En la prisión de Kermanshah, Zeynab Jalalian fue informada verbalmente por las autoridades judiciales de que su sentencia de muerte había sido conmutada por la de cadena perpetua.

El 09 de junio 2012, se informo sobre el estado grave de salud por no lograr un tratamiento en la cárcel para una hemorragia interna y una infección intestinal, relacionadas con las lesiones sufridas a causa de las torturas sufridas, debido a la escasez de médicos especialistas en la prisión de Dizel Abad, Kermanshah.

09 de noviembre 2013, Zynab Jalalian, se encontraba en la prisión Dizel Abad, Kermanshah, condenada a cadena perpetua, en varias ocasiones ha solicitado su traslado a una prisión más cercana a su antiguo lugar de residencia. Las autoridades hasta el momento se han opuesto a su petición. Jalalian, sufre de enfermedades digestivas y está perdiendo la vista, se le ha ha negado permiso médico.

Zeinab_jalalian-624x325

31 de mayo 2014 Zynab Jalalian, se convirtió en la presa política más antiguo de Irán a los sus 32 años, está a punto de quedarse ciega.

En diciembre 2014 Jalaliyan fue trasladada del centro penitenciario de Kirmaşan a la prisión de Xoy. En los últimos años Jalaliyan a pesar del diagnóstico del oftalmólogo y los informes de súplica para mantener Jalaliyan en el hospital y realizar una operación de cirugía ocular, ha tenido por respuesta tanto de los fiscales y del tribunal Kirmaşan, su negación a dichos tratamientos, haciendo que su visión se deteriore aún más. Incluso después del traslado de Jalaliyan a la prisión de Xoy por razones de seguridad, los funcionarios en Kirmaşan sigue negándose a facilitar su tratamiento. El hecho de que la prisión Xoy haya limitado los servicios de salud complica aún más la situación y es un punto de gran preocupación.

Además de la salud de Jalaliyan, hace tres semanas dos visitantes se hicieron pasar como periodistas cuando fueron a verla en la cárcel para una entrevista en vídeo. Jalaliyan se negó a participar dicha entrevista al comprobar que eran guardias de seguridad disfrazados de periodistas. Los dos guardias procedieron a amenazar Jalaliyan para que no hable o se comunique con los medios de prensa y las organizaciones de derechos humanos.

A pesar de la preocupación significativa por la situación en la que se encuentra Jalaliyan y su deteriorado estado de salud, sus condiciones de visita han mejorado en la prisión de Xoy. Después de un año de no poder ver a su familia se le concedió permiso para recibir visitas familiares. La prisión de Xoy es también un lugar más conveniente ya que sus familiares residen en Maku que estaba muy lejos de Kirmaşan pero más cerca de Xoy. Su familia es pobre y la distancia y el costo de los viajes, ahora es posible para poder visitarla. Aunque, Jalaliyan había realizado peticiones para ser trasladada más cerca de casa durante sus años en Kirmaşan, se le negó constantemente.

Espacio de Solidaridad: http://www.gopetition.com/petitions/save-zeynab-jalalian.html

iran_prison_160311

Ghadrieh Ghaderi – prisión de Yasuj

Ghadrieh Ghaderi es una presa política kurda que se mantiene en la parte femenina de la Prisión Central de Yasuj. Ghaderi actualmente sufre de una infección grave del oído, migrañas y dificultad de movimiento en una de sus manos.

Ghaderi es ciudadana kurda de 25 años que fue detenida en junio de 2011 en Urmiye y fue recluida en régimen de aislamiento durante dos meses siguientes a su detención. Durante estos dos meses Ghaderi fue cruelmente torturado, tanto mental como físicamente, con el fin de obtener su confesión. Su tortura fue tan grave que incluso después de su traslado fuera del confinamiento ella fue incapaz de moverse físicamente o consumir alimentos o agua durante dos semanas. Entonces Ghaderi fue condenada a 10 años de prisión por el Tribunal Revolucionario Urmiye, acusada de cooperación con el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán). Después de una apelación de su condena se redujo a 7 años de prisión la sentencia.

Ghaderi ha sido transferida dentro y fuera del hospital varias veces en los últimos tres meses, debido a que su estado de salud empeora, los médicos ha solicitado un Scan CT que aún no se ha llevado a cabo. Los informes sostienen que Ghaderi es trasladada por la fuerza con las manos esposadas y un chador cada vez que se la lleva al hospital, lo que ha provocado protestas por parte de otras mujeres en la prisión.

Se ha realizado una solicitud de traslado de la prisión Urmiye a la prisión de Yasuj, se acordó por parte de la audiencia que transfiriera el abogado un pago de mil millones de tomans (una moneda utilizada en Irán, 1 de toman igual a 10 Iraninan riales) a los tribunales. Aunque el pago de la garantía de Ghaderi se realizo en su totalidad y la constatación de la transferencia fue enviada a la prisión Urmiye, Ghaderi se mantuvo allí hasta el 6 de julio 2013, cuando finalmente fue trasladada a la cárcel Yasuj.

Razieh Hakimi

Rezieh Hakimi fue detenida el 25 de agosto de 2014 en una de las aldeas de los alrededores de la ciudad Urmiye con varios otros jóvenes kurdos por las Fuerzas de Protección de la Guardia Revolucionaria Urmiye.

Las fuerzas enviadas a detener recibieron la orden de disparar y, como resultado Hakimi fue herida de bala durante su arresto. Ella fue trasladada a Taleghani Hospital Urmiye durante dos días antes de que fuera trasladado a la base de Seguridad de la Guardia Revolucionaria Ramadán donde permanecio durante un mes. Durante ese mes Hakimi fue interrogada y acusada de pertenecer al PJAK (Partido de la Vida Libre del Kurdistán). Más tarde fue también acusada de unirse a la lucha armada y fue trasladada a las células femeninas de la Prisión Central de Urmiye.

En la prisión central Urmiye, Hakimi se negó a recibir tratamiento para sus heridas de bala, negándose a enviarla al hospital, incluso después de comprobar que su estado de su salud ha empeorado. Las heridas de bala desde entonces se han infectado y el problema de las heridas continúa hasta nuestros días sin tratamiento. Funcionarios de la Guardia Revolucionaria afirman que Hakimi había tenido la intención de unirse PJAK.

carcel

Golnaz Ahangkhosh

Golnaz Ahangkhosh fue arrestada en junio 2014 cerca de la aldea Berdereş en las afueras de la ciudad Urmiye con varios otros ciudadanos kurdos por fuerzas de la guardia revolucionaria.

Las fuerzas de la guardia revolucionaria de Irán rodearon la aldea y el pueblo de Berdereş en un intento de asedio, esto provocó un conflicto entre kurdos de Berderes y la guardia revolucionaria. Golnaz Ahangkhosh y varios otros ciudadanos fueron detenidos en la región cercana a la lucha con la acusación de que tenían la intención de unirse a PJAK.

Debido al bombardeo de la artillería de la ciudad por las fuerzas del régimen Ahangkhosh fue herida por la metralla y arrestada por las fuerzas del régimen. Después de su arresto, las fuerzas del régimen la trasladaron a su jefatura de seguridad de Urmiye y la interrogaron durante 40 días. Entonces Ahangkhosh fue enviada al área de las células femeninas de prisión Urmiye acusada de intento de unirse a PJAK y de participar de la lucha armada. El 05 de enero 2015 Ahangkhosh y otros 15 ciudadanos kurdos en espera de juicio fueron condenados con la acusación de participación en la lucha armada por parte de la Sección 1 del Tribunal Revolucionario Urmiye pero la sentencia aún no se ha expedido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s