La Revolución Detrás de los Titulares: La Autonomía en el Norte de Siria

poderpopular

Fuente: http://www.telesurtv.net/opinion/La-Revolucion-Detras-de-los-Titulares-La–Autonomia-en-el-Norte-de-Siria-20150311-0028.html

Mientras que la batalla por Kobane ha recibido mucha atención en los medios internacionales – no menos importante han sido las “exóticas” luchadoras de YPJ – pocos medios han cubierto la verdadera batalla de los Kurdos

El proyecto de democracia radical, la creación de zonas autónomas y sus duras críticas, tanto al imperialismo como al capitalismo, no ha dejado a los Kurdos del Norte de Siria con muchos amigos.
Durante los cuatro meses que Kobane estuvo bajo el asedio de ISIS, algunos medios de comunicación prestaron atención a la verdadera lucha de los pueblos del norte de Siria, que estamos luchando por una verdadera democracia, derechos de las mujeres y la sostenibilidad ecológica.

El 26 de enero, después de 134 días de resistencia las fuerzas de defensa Kurdas anunciaron que habían llevado con éxito a las fuerzas del Estado Islámico (conocido como ISIS) fuera de Kobane. A lo largo de cuatro meses y medio, la ciudad en el norte de Siria fue atacada por ISIS, y se convirtió en un símbolo de la resistencia contra las fuerzas Yihadistas aparentemente “inmejorables”, y un baluarte de la libertad en medio del caos y la destrucción de la guerra civil Siria.

Desde la liberación de Kobane, las fuerzas de defensa Kurdas del YPG y la YPJ (Unidades de Defensa Popular y de la Mujer) han continuado su avance contra ISIS y en las últimas semanas han conseguido liberar a casi dos tercios de los aproximadamente 350 pueblos que en conjunto constituyen el cantón Kobane. La victoria en Kobane no es sólo una derrota militar importante para ISIS, sino lo más importante, quizás, es el significado simbólico de este evento. La imagen de invencibilidad de ISIS ha recibido un golpe letal, mientras que los Kurdos han demostrado ser aliados indispensables en la lucha contra los extremistas en la región.

Mientras que la batalla por Kobane ha recibido mucha atención en los medios internacionales – no menos importante han sido las “exóticas” luchadoras de YPJ – pocos medios han cubierto la verdadera batalla de los Kurdos. Desde el verano de 2012, cuando el Partido de la Unión Democrática Kurda (PYD) declaró la autonomía de los tres cantones en el norte de Siria, conocidos colectivamente como Rojava, la gente del lugar se han involucrado en una lucha revolucionaria de abajo hacia arriba persiguiendo la democracia horizontal, la igualdad de género y la sostenibilidad del medio ambiente.

La Revolución Rojava – como desde entonces se conoce – es abiertamente anti-estatista y anti-capitalista, y esto podría ser de hecho una de las razones por las que ha recibido tan poca atención por parte de los grandes medios. A pesar de su ausencia de los titulares mundiales, se podría argumentar que la Revolución Rojava es de hecho la que persigue los proyectos políticos más importantes en el mundo de hoy.

De ciudadanos de segunda categoría a revolucionarios de primera clase

Cuando en marzo 2011 el pueblo Sirio, inspirado por los levantamientos populares en Egipto y Túnez, salió a la calle en masa para exigir la caída del régimen de Assad, pocos podrían haber predicho que esta revolución pacífica iba a descender rápidamente en el caos, causando la muerte de cientos de miles de civiles y dejando al país en ruinas. Los Kurdos Sirios, que viven principalmente en las tres regiones más septentrionales del país Afrin, Kobane y Cezîre, tenían pueblotanta razón como cualquiera – y probablemente más – para exigir la caída del régimen.

Durante muchos años la población Kurda del país había sido tratada como ciudadanos de segunda clase, ya que sus lugares de origen fueron deliberadamente poco desarrollados por el gobierno central que trataba a Rojava como una colonia interna. Mientras que es rica en petróleo y en tierras agrícolas, no hay refinerías y menos de un puñado de fábricas se pueden encontrar en la región. Además, existía una prohibición institucional para las escuelas de proporcionar educación en lengua Kurda, solo debían usar la lengua Árabe, además, para recibir educación secundaria se vieron obligados a trasladarse a centros urbanos como Alepo y Damasco.

En 2004, los Kurdos de todo el país se levantaron después de un enfrentamiento entre hinchas de fútbol Kurdos y Árabes durante un partido en la localidad de Qamishli, la capital regional del cantón Cezîre, que se fue de las manos. La violencia desproporcionada utilizada por las fuerzas de seguridad para reprimir exclusivamente en los aficionados Kurdos provocó un levantamiento de una semana que se extendió rápidamente desde los pueblos y aldeas en el norte de la capital y otras ciudades predominantemente Árabes. Después de varios días de disturbios al menos treinta personas murieron. Sin embargo, más importante para el futuro de Rojava, fue la constatación de que los Kurdos Sirios no podían contar con sus vecinos Árabes en su oposición contra el régimen.

Los acontecimientos de 2004 fueron una de las razones para que los Kurdos no se decidan a unirse al levantamiento contra Assad en 2011. Claro, manifestaciones pacíficas tuvieron lugar en las regiones Kurdas, así como en muchos otros lugares, pero después del levantamiento popular se había transformado en una guerra civil viciosa y violenta, las milicias Kurdas y los partidos políticos dudaron en alinearse con el Ejército Sirio Libre (FSA) y su brazo político, el Consejo Nacional Sirio (CNS). El no poder obtener una garantía de las fuerzas de oposición, de que los Kurdos no sufrirán marginación y exclusión en virtud de un futuro post-Assad, el gobierno controlado por SNC llevó a los partidos Kurdos a elegir una llamada ‘tercera vía’ en la que no se alinearon, ni con el régimen, ni con los rebeldes.

La revolución de abajo hacia arriba

Esta Tercera Vía- de enfoque resultó exitosa cuando el 19 de julio de 2012 fuerzas Kurdas tomaron el control de muchas instituciones gubernamentales en la región y las tropas de Assad comenzaron a retirar sus fuerzas, dejando un vacío de poder que lo llenó de manera rápida el PYD. Un nuevo cuerpo, el Movimiento de la Sociedad Democrática junto con el  TEV-DEM se crearon para supervisar y facilitar la aplicación de las nuevas estructuras de gobierno democráticas directas. El TEV-DEM se dispuso a organizar la sociedad en diferentes grupos de trabajo, comités y asambleas populares, cada uno centrado en ámbitos específicos como la problemática de la mujer, la economía, el medio ambiente, la defensa de la sociedad civil, la educación, y más.

El TEV-DEM puede ser señalado como una de las principales razones por la que la revolución en Rojava no sucumbió a los conflictos internos destructivos que rondaban muchos otros grupos de la oposición que han surgido en el contexto de la de abajo arribaPrimavera Árabe. El TEV-DEM no funcionó como un catalizador de la Revolución Rojava, sino que canaliza el espíritu revolucionario ya existente, la dirección de la energía de la gente hacia la construcción de una nueva sociedad, en lugar de la destrucción de lo viejo. Los cuatro principios de la TEV-DEM recorren un largo camino en la explicación de su llamamiento a los pueblos oprimidos y marginados de Rojava. Estos son: la Revolución debe ser de abajo hacia arriba; tiene que ser una revolución, educacional, social, cultural y política; debe ser dirigida contra el Estado, el poder y la autoridad y, por último, deben ser las personas las que tengan la última palabra en todos los procesos de toma de decisiones.

Mientras que el resto de Siria se sumió en el caos, la gente de Rojava se reunía en asambleas vecinales y comités locales, organizándose en beneficio de la sociedad. Mientras que ISIS entraba en la Guerra Civil de Siria en el primer semestre de 2013, las mujeres de Rojava formaban la columna vertebral de la revolución, que representa en sí mismo a todos los diferentes niveles de la organización y que participan activamente en la conformación de un movimiento anticapitalista no patriarcal. Y mientras los ojos del mundo se centraron en la carnicería y la destrucción de la Guerra Civil Siria y su desbordamiento en Irak, los tres cantones de Rojava declararon, en silencio, su autonomía del gobierno central.

Autonomía, no independencia

Un detalle importante que a menudo se pasa por alto es que el pueblo de Rojava no se separó de Siria; declararon su autonomía, no la independencia. El artículo 12 de la ‘Carta del Contrato Social’ – la Constitución de Rojava, anunció un implementado en enero de 2014 – y establece claramente que, “Las Comunidades Autónomas son parte integrante de Siria. Es un modelo para un sistema futuro descentralizado del gobierno federal en Siria”. La búsqueda de la autonomía y no la independencia es significativa. Esto demuestra que su proyecto no es exclusivamente Kurdo y que, a pesar de no haber participado activamente en el levantamiento para derrocar a Assad, el pueblo de Rojava se siente comprometido con el futuro de su país.

La declaración de la autonomía regional es, además, un indicativo de los vínculos entre el movimiento en Rojava y el Movimiento de Libertad Kurda en el norte de Kurdistán (sureste de Turquía). Las estrechas relaciones entre el PYD y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), nunca han sido un secreto. El PYD fue fundado como organización hermana Siria del proscrito PKK en 2003, y miles de Sirios Kurdos han luchado en las filas del PKK dentro de Turquía. Ambas organizaciones consideran A Abdullah Öcalan como su líder espiritual, y su concepto de Confederalismo Democrático es la ideología que guía tanto a la Revolución Rojava como a los numerosos proyectos locales en las regiones del Sudeste, dominada por los Kurdos de Turquía.

La reorientación ideológica de Öcalan, desde una perspectiva Marxista-Leninista, en el que un estado Socialista independiente era el objetivo final de los Kurdos a una ideología política que ve una federación de comunidades autónomas, con independencia de sus orígenes étnicos y / o religiosos, como la forma ideal de organización social y política fue fuertemente influenciada por las obras del pensador anarquista estadounidense Murray Bookchin. En sus estudios, Bookchin miró a los orígenes de la jerarquía social y concluyó que la dominación humana sobre la naturaleza tiene sus raíces en la dominación humana sobre el humano. Con el fin de crear una sociedad que no sólo suprima las relaciones jerárquicas entre los seres humanos, sino que también esté en armonía con su entorno ecológico, Bookchin propuso la idea del “Municipalismo Libertario”.

Las ideas de Bookchin respecto de las asambleas populares, la democracia directa y una confederación de comunidades locales autónomas, actualmente se están implementando en los tres cantones que conforman Rojava. Los consejos populares, o “Casas del Pueblo ‘, conforman el corazón del sistema político. El primer nivel de organización son las comunas locales, cada una compuesta de 30 a 150 hogares; en el siguiente nivel están las villas y el consejo del pueblo, que consisten en 7-30 comunas cada uno; seguidos por consejos regionales y finalmente está el MGRK, el Consejo del Pueblo del Kurdistán del Oeste. Las decisiones se transmiten de un nivel a otro por dos delegados, un hombre y una mujer, que son elegidos para este fin. Por otra parte, todos los consejos deben adherirse a una cuota de género del 40%.

Los Kurdos de Siria necesitan solidaridad, no caridad

Por desgracia, pero como era de esperar la revolución Rojava ha sido ignorada por los medios de comunicación internacionales y los círculos políticos por igual. El proyecto de democracia radical, la creación de zonas autónomas y sus duras críticas tanto al imperialismo como al capitalismo no han dejado a la gente de Rojava con muchos amigos. Incluso Pueblo en pie de luchaMasoud Barzani, líder del vecino Kurdistán Iraquí mira a Rojava con ojos sospechosos, una revolución similar en el Norte de Irak significaría automáticamente el final de su gobierno. Más preocupante, sin embargo, ha sido la disposición de Turquía hacia los experimentos sociales de los Kurdos Sirios.
“Para nosotros, el PYD es lo mismo que el PKK, es una organización terrorista”, declaraba el presidente Turco Erdogan, públicamente, en respuesta a los planes de armar el PYD en el apogeo de la batalla por Kobane. Durante todo el conflicto, Turquía ha mantenido sus fronteras con el pueblo Sirio herméticamente selladas, no permitiendo que llegue ninguna ayuda a los defensores de Kobane, ya sea médica o militar. La única excepción fue cuando se permitió que un pequeño batallón de 150 combatientes Peshmerga, cruce la frontera desde el Kurdistán Iraquí para luchar junto al YPG / YPJ contra ISIS.

Turquía teme que una revolución exitosa en Rojava, podría inspirar a su población Kurda nacional a perseguir un objetivo similar. En realidad, los dos grupos de la sociedad civil, tanto el Congreso/Consejo para una Sociedad Democrática (DTK) y partidos políticos, como el Partido Democrático del Pueblo (HDP), ya han estado implementando y apoyando estructuras de gobierno locales autónomas durante años. La autonomía de los Kurdos de Turquía significaría que Ankara perdería el control directo de todos los días sobre alrededor de una quinta parte de su territorio, algo que es inaceptable para el gobierno actual.

Por estas y otras razones, el Gobierno Turco, hasta el momento, se ha negado a proporcionar ayuda en cualquier forma a la gente de Rojava en general, y a la ciudad de Kobane en particular. Para que la reconstrucción de Kobane sea posible y para que el pueblo de Rojava pueda seguir resistiendo la amenaza siempre inminente de las fuerzas Jihadistas en su puerta, es absolutamente crucial que Turquía abra las fronteras que limitan con las regiones Sirias bajo control Kurdo. Si el comportamiento pasado de Turquía es una indicación de sus acciones futuras, entonces hay pocas esperanzas de que esto ocurra en el corto plazo.

Sin embargo, donde se requeriría la presión de otros gobiernos para obligar a Turquía a abrir sus fronteras, las personas de Kobane tienen que tener cuidado de quienes aceptan la ayuda para la reconstrucción de su ciudad. La ayuda incondicional es un fenómeno raro. Con el fin de preservar su independencia radical y los valores fundamentales de la Revolución por la que han estado luchando, es crucial que, ni las organizaciones supranacionales como la ONU, el FMI y el Banco Mundial, ni las corporaciones globales entrometidas que buscan los recursos naturales de la región, se les permita el acceso al pueblo de Rojava. La verdadera batalla de los Kurdos de Siria, es de ellos, y sólo de ellos. En los próximos meses y años van a necesitar toda la solidaridad que puedan conseguir, pero su impresionante trayectoria demuestra que la última cosa que necesitan es crédito disfrazado de caridad de parte de las potencias Occidentales.

*Joris Leverink es un periodista independiente con sede en Estambul, con una Maestría en Economía Política, y editor de ROAR Magazine. Lo puedes seguir en Twitter @Le_Frique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s