Decenas de muertos en el asedio militar a la ciudad kurda de Cizre

Reproducimos a continuación el articulo sobre los tristes acontecimientos de Cizire que apareció publicado en Diagonal

Para más información sobre lo acontecido en Cizire, así como imágenes de los sucesos, recomendamos consultar también el artículo Cizire publicado por Newroz Euskal Kurdu Elkartea

cizre

“Ayer Kobane, hoy Cizre” se leía en una de las pancartas de la concentración de simpatizantes de la causa kurda de este jueves en París. Denunciaban el asedio militar –y el silencio internacional que lo acompaña– al que las fuerzas armadas turcas someten desde hace una semana a la población de Cizre, bastión del movimiento kurdo en Turquía.

“La policía ametralla a todo aquel que se encuentra en la calle”, relata a quien escribe Azad (nombre ficticio por razones de seguridad), activista y profesor de lengua kurda, desde su casa en Cizre mientras escucha los disparos de la calle, el ruido de la guerra que el Kurdistán ha sufrido durante tres décadas y que ahora, tras dos años y poco de alto el fuego, parece regresar a su época más sombría, la década de los noventa.

Cizre, ciudad próxima a la frontera de Iraq y Siria, vive desde el pasado 4 septiembre en toque de queda y bajo intensos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad turcas y los activistas la organización YDG-H, una organización juvenil urbana próxima a la guerrilla kurda del PKK (Partido de Trabajadores del Kurdistán). Unos enfrentamientos que han provocado decenas muertos (30 según el Ministerio del Interior turco, muchos más según los medios kurdos), la mayoría civiles y entre ellos varios niños alcanzados por el fuego cruzado y por disparos de francotiradores de las fuerzas turcas, según denuncian fuentes kurdas.

“La mayoría de heridos han muerto porque el Ejército no les deja ir al hospital. Ni siquiera permiten que la gente entierre a sus muertos”, explica Azad, quien cuenta consternado el caso de una niña muerta de diez años cuyo cadáver su familia ha puesto en el congelador a la espera de poderla enterrar. “La situación es muy dura, estamos sobreviviendo con la poca comida y agua que nos queda, sin medicamentos”, relata el activista kurdo desde su casa. El teléfono está cortado, no se puede ni salir ni entrar a la ciudad y muchos de los barrios carecen de electricidad y agua desde hace días. Los medios no pueden acceder a Cizre debido al bloqueo militar, y tres periodistas extranjeros, dos británicos y una finlandesa radicada en el Kurdistán, han sido detenidos y expulsados del país en los últimos días.

La noche de los cristales rotos en Turquía

El estallido del conflicto entre el Estado turco y el movimiento kurdo se ha extendido por todo el país y en especial tras el último atentado del PKK, en el que murieron 16 militares turcos el pasado domingo. Una ola de ataques y agresiones racistas antikurdos, protagonizadas por nacionalistas conservadores turcos, se han propagado estos días, y en particular la noche del 8 al 9 de septiembre pasada, que un diputado kurdo, Ertugrul Kürkçü, calificó de “la noche de los critales rotos de Erdogan”, refiriéndose a los progromo de los nazis contra los judíos en 1938. Unas 300 sedes del partido prokurdo HDP (Partido Democrático de los Pueblos) han sido atacadas al grito de “Allah ou Akbar!” (En nombre de Dios) en todo el país y, en especial, en la conservadora región de la Anatolia central, feudo del partido islamo-conservador AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), del actual presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

En Ankara, por ejemplo, la sede del HDP fue completamente destruida por el fuego. Numerosos ataques se han producido también contra negocios o autobuses de empresas kurdas, así como directamente contra ciudadanos kurdos, como el que causó este martes la muerte a un joven kurdo en Estambul. La sede de un popular periódico de la oposición turca, Hürriyet, amaneció también completamente devastada el 9 de septiembre, en un país donde la prensa y los periodistas están acostumbrados a la represión estatal. Según organizaciones como Amnistía Internacional, Turquía es la primera prisión en el mundo de periodistas, en su mayoría kurdos o prokurdos.

Un estallido con trasfondo electoral

Desde este verano el conflicto kurdo ha vuelto a estallar en Turquía, tras el atentado islamista a finales del mes de julio en Suruç, en el que fallecieron 32 jóvenes simpatizantes de la causa kurda. La respuesta del movimiento kurdo con varios atentados contra las fuerzas armadas, tras acusar a Ankara de complicidad en el atentado en Suruç, y el inmediato bombardeo efectuado por el Ejército turco sobre las bases del PKK en Iraq, han hecho saltar por los aires el alto al fuego decretado entre la guerrilla kurda y el Estado turco en marzo de 2013, llegando a la crítica situación humanitaria que se vive en estos momentos en Cizre. En días pasados, otras ciudades kurdas fueron escenario de enfrentamientos con decenas de muertos, en ciudades como Yuksekova, Diyarbakir o Nusaybin.

Según cada vez más voces en Turquía (no sólo del entorno kurdo, sino también del principal partido de la oposición turca, el socialdemócrata CHP, Partido Republicano del Pueblo), la escalada de violencia actual no se explica sin el revés electoral del 7 de junio del gubernamental partido AKP, con su pérdida de mayoría absoluta debido al fulgurante ascenso del partido kurdo, el HDP, que obtuvo 80 diputados y un histórico 13% de los votos, arrasando literalmente en la región kurda. En ciudades como Cizre obtuvo, por ejemplo, el 91% de los votos.

Sin haber logrado formar gobierno y en vistas a la repetición de las elecciones, previstas para el 1 de noviembre, Erdogan no ha parado de insuflar al nacionalismo turco y de acusar al partido HDP de ser un aliado de los terroristas (en referencia a la guerrilla del PKK). “Si cierto partido [su partido, AKP] hubiese conseguido 400 diputados, la situación hoy habría sido muy diferente”, reconoció esta semana el mismo Erdogan. Su objetivo: lograr la mayoría absoluta en el Parlamento para cambiar la Constitución del país y convertirlo en un régimen presidencial. Por su parte el líder del HDP, Selahattin Demirtas, quien ha intentado en vano entrar a Cizre, ha pedido que se atrasen las elecciones debido a la situación de violencia que se vive en la región kurda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s