El jazmín de Cizre no se marchita

16-02-16-katledilen-yasemin-manset

Yasemin Çıkmaz, fue quemada viva junto con ocho de sus amigos en Cizre, vivía una vida tan humilde y tenaz como la flor de jazmín que la daba nombre. El padre de Yasemin habló sobre su hija, diciendo que su lucha continuaría.

135 personas murieron en los sótanos de la ciudad de Cizre, agredidos por las fuerzas del Estado turco, los heridos en la ciudad se refugiaban en el interior, en la actualidad muchas personas están esperando en los depósitos de cadáveres en toda la zona. La mayoría de las familias que vienen a reconocer a sus hijos son incapaces de identificar los cuerpos quemados y desfigurados. Uno de los cuerpos no identificados es el de Yasemin Çıkmaz, quemada hasta la muerte en el segundo de los tres sótanos Cizre que han llegado a ser conocidos como los “sótanos de salvajismo”, junto con ocho de sus amigos.

El padre de Yasemin Abdullah Çıkmaz está esperando en Silopi con la esperanza de encontrar el cuerpo de su hija. Comenzó a hablar deseando condolencias a todas las personas kurdas por las muertes.

Abdullah hizo hincapié en que los muertos en Cizre estaban allí por su dignidad y su honor. la casa de la familia estaba en el barrio Cudi fuertemente sitiada, pero se alojaban en el barrio Dicle durante el estado de sitio.

“Mi hija tomó su ropa y fue a nuestra casa en el barrio Cudi,” dijo Abdullah. “Cuando ocurrió el ataque, tuvo que refugiarse en el sótano. Ella estaba allí por una semana. No nos dieron ninguna palabra de ella, pero vimos su nombre en la televisión como uno de los heridos en el segundo sótano. ”

Abdullah llamó a los servicios de emergencia y la policía, pero nadie respondió. Por último, un representante de los servicios de emergencia le dijo que solo pudieron llegar a la avenida mas cercana del sótano, pero nadie salió. Abdullah respondió que su hija estaba herida, que fue por eso que no pudo llegar a la avenida. Eso fue lo último que escuchó de ella.

Abdullah se refirió a lo sucedido en los sótanos como salvajismo.

“Nos fijamos en los cuerpos muertos en Mardin, también, al parecer, se habían utilizado armas químicas “, dijo Abdullah. “Es una situación salvaje. Incluso si alguien mata a alguien, que no maten de esta manera salvaje.

Abdullah dijo que las familias se apoyan con sus seres queridos y no van a abandonar la lucha. Llamó a su hija buena, tranquila, trabajadora y siempre tenia buen trato con la gente.

Durante días, la familia ha estado en Silopi, pero no ha sido capaz de recuperar el cuerpo de Yasemin.

“Incluso si nos matan a miles, miles más seguirán sus pasos. Nuestra hija es nuestro honor, nuestra flor. Las flores de jazmín no se marchitan “, dijo Abdullah. “Es invierno, y el jazmín parece marchitado, pero pronto mi hija va a florecer de nuevo”.

“Nunca nos van a silenciar con armas y tanques”, dijo Abdullah. “No vamos a renunciar a esta lucha; estamos detrás de nuestros mártires”.

Fuente: Agencia de noticias Jinha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s