¿Por qué Amnistía Internacional culpa a los Kurdos y excusa los crímenes del ISIS?

20 de enero 2016

Por SETH J. FRANTZMAN

“Las fuerzas kurdas destruyeron casas árabes” en Irak, resonaron los titulares. Aparecieron en el momento justo, procedentes de la organización Amnistía Internacional (AI) quien, como Human Rights Watch, se autoproclama árbitro de los abusos de los derechos humanos en todo el mundo.

El informe, publicado el 20 de enero, estaba titulado “Las imágenes vía satélite constatan la evidencia de destrucción masiva deliberada de pueblos árabes controlados por los peshmerga”. La frase ilustraba el contenido del informe. “El Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) y las milicias kurdas en el norte de Irak han demolido, bombardeado e incendiado miles de viviendas en un aparente esfuerzo por desarraigar a las comunidades árabes, en venganza por lo que perciben como apoyo al llamado Estado Islámico (ISIS)”, ha manifestado AI en un nuevo informe publicado hoy. El documento de 46 páginas forma parte de los archivos de AI relativos a “Informes sobre Irak” y “Crímenes de guerra y contra la humanidad.”

AI afirma haber visitado 13 aldeas entre octubre de 2014 y noviembre de 2015, pero al tiempo denuncia que el GRK le impide cada vez más visitar estas áreas. De ahí que haya recurrido a imágenes vía satélite. Desde el inicio del informe es evidente que se trata de un trabajo destructor, escrito para engañar y manipular al lector para que crea que, de alguna manera, las fuerzas kurdas que luchan contra el ISIS son autores de crímenes de guerra, mientras que el ISIS no es más que otro actor en el conflicto. El informe retrata el conflicto como superado, asumiendo que los residentes deberían haber vuelto ya, en lugar de admitir que la mayoría de las áreas examinadas se encuentran aún cerca de la línea del frente. El informe es representativo del estilo poco equilibrado inherente a muchos informes de AI, en los que los países retratados como “aliados” de Occidente se mantienen a un nivel diferente de otros grupos y países. Irónicamente, aquí, el GRK no es un estado independiente, pero sus conexiones con las potencias occidentales irritan claramente a AI, que pide a estas potencias que tengan cuidado de no “contribuir a violaciones del derecho internacional humanitario” por medio del entrenamiento de los kurdos.

Haciendo caso omiso del contexto y de los crímenes de guerra del ISIS

El informe trata por encima las violaciones cometidas por el ISIS. Afirma que “En un principio, muchos residentes de las zonas ocupadas por el ISIS no huyeron por temor a que sus casas fueran ocupadas por los combatientes de este grupo y, en consecuencia, fueran bombardeadas por el ejército iraquí”. De hecho, millones huyeron del avance del ISIS, incluyendo 300.000 yazidis, obligados a abandonar sus hogares en agosto de 2015. Aquellos yazidis que no huyeron a tiempo fueron asesinados y enterrados en fosas comunes o vendidos como esclavos. Los cristianos de Mosul y de sus alrededores fueron obligados por el ISIS a convertirse al Islam o huir, y sus casas y negocios fueron marcados en julio de 2014. Tampoco pueden regresar a sus casas todavía. AI pretende hacer creer al lector que los residentes tenían una opción para quedarse, en lugar de exponer el hecho de que el ISIS ha estado cometiendo una masacre tras otra contra todas las minorías no sunnitas.

Aun cuando el informe señala las atrocidades del ISIS, las minimiza: “Principalmente, el 3 de agosto de 2014, las fuerzas del ISIS irrumpieron en la región de Sinjar y secuestraron a miles de civiles de la minoría yezidi, masacraron a cientos de hombres y sometieron a mujeres y niñas a esclavitud sexual y otras formas de tortura”. No se trata de “cientos de hombres”, sino más de 1.600, cuyas fosas comunes han sido encontradas. Hay 3.500 mujeres desaparecidas y otras 3.000 han sido liberadas hasta el momento.

El informe expone: “Diez de los doce pueblos examinados en la investigación sobre el terreno y en la revisión de las imágenes del satélite fueron completamente o casi completamente destruidos y los otros dos han sufrido graves daños; una destrucción de un nivel significativamente más alto de lo que se esperaría incluso en el contexto de una lucha intensa sobre el terreno”. ¿Cuál es la evidencia de que la destrucción es “más elevada” de lo que sería de esperar en una batalla sobre el terreno? ¿Visitaron los voluntarios de AI la ciudad de Sinjar (Shingal) para ver la destrucción causada por los combates? ¿o Rabiah? AI no proporciona una comparación entre una ciudad que haya sido testigo de intensos combates, como Kobane o Ramadi, y una de las ciudades que, según afirma, sufrió un daño “más elevado” a mano de los kurdos, ya que cualquier foto aérea de Kobane o Ramadi y una de las ciudades investigadas demostraría que el daño infligido por los combates en tierra es mucho peor de lo que encontraron.

El informe de AI culpa de casi todo el daño a las fuerzas kurdas, con evidencia escasa, partidista y manipuladora. AI se basa en los “testimonios” para indicar que “residentes y testigos informaron a AI que las fuerzas peshmerga y las milicias yezidi habían usado bulldozers ​​para destruir los pueblos”. Estos son, por supuesto, los mismos residentes que podían haber quedado bajo el ISIS, en algunos casos, o que pueden haber apoyado activamente al ISIS. ¿Qué sabemos acerca de su parcialidad, sus puntos de vista o fiabilidad? Estos mismos “residentes” dicen que fueron los yazidis, las mismas personas que sufrieron una completa limpieza étnica por el ISIS, los que destruyeron su aldea. ¿Por qué la organización no entrevistó a muchos residentes árabes que regresaron, como los de la tribu shammar, o aquéllos que resistieron al ISIS? Porque no se ajustan a su narrativa.

dsc_9700
Árabes juegan al fútbol en un pueblo cerca de Rabiah en el camino de Snune (Seth J. Frantzman)

Téngase en cuenta que AI mencionó en el informe una visita a alguno de los pueblos yazidi para comprobar el daño causado por ISIS, o el uso de satélites para investigar los crímenes de guerra del ISIS contra la población yazidi. En Diyala, AI señala que las casas fueron destruidas “algunas deliberadamente por los combatientes del ISIS, algunas en los combates, y otras por las fuerzas Peshmerga y las milicias chiítas, después de que las áreas fueran recapturadas al ISIS”, pero concluye que la culpa es de los peshmerga kurdos. ¿Por qué? Sobre la base del “testimonio”. En ningún lugar del informe se pone una mirada crítica sobre el “testimonio”, tratando de establecer si los declarantes tienen interés por exagerar las transgresiones kurdas, ya sea por su apoyo al gobierno central dominado por los chiítas o su anterior apoyo al ISIS.

En lo que llama “la gobernación de Nínive, los pueblos al este del Monte Sinjar”, el informe afirma que “la gobernación de Nínive se encuentra entre las regiones más diversas de Irak, hogar de una gran cantidad de comunidades étnicas y religiosas, cuyos miembros fueron desplazados por cientos de miles entre junio y agosto de 2014, cuando el ISIS capturó gran parte de la región”. Estas comunidades no fueron “desplazadas”, sino que fueron limpiadas de forma metódica, masacradas, exterminadas y obligadas a huir por el ISIS. El encubrimiento de los crímenes de guerra del ISIS por parte de AI sería equivalente a afirmar que los judíos fueron simplemente “desplazados” de Polonia, o los bosnios “desplazados”. No se trata de un “desplazamiento” cuando los hombres son alineados y decapitados o disparados y arrojados a fosas comunes.

Por la lectura del informe se podría pensar que los yazidis fueron los verdaderos autores de los delitos desde 2014, en lugar de ser las principales víctimas del ISIS. En una enrevesada explicación, AI indica “muchos yezidis acusaron el GRK y los peshmerga de abandonar a la población yezidi a merced de los combatientes del ISIS, tras la retirada peshmerga de la región de Sinjar en la noche del 2 al 3 de agosto de 2014, horas antes de que el ISIS tomara por asalto y capturara la zona. Tales acusaciones pueden haber contribuido a la renuencia de los peshmerga a actuar para detener y prevenir los abusos cometidos por las milicias yezidi y sus aliados del YPG y PKK contra los residentes árabes”. Nótese que no se hace mención de los pueblos yazidi destruidos, o de los 300.000 yazidis forzados a huir de la zona y que aún viven en campos de refugiados, o los 20.000 yazidis que aún viven en tiendas de campaña en el monte Sinjar. En cambio, AI estudió varias aldeas árabes. ¿Por qué AI no estudió toda la provincia, incluyendo pueblos cristianos y yazidis? Porque eso sería pintar un cuadro de la realidad de la destrucción de la vida y de las verdaderas víctimas de atrocidades. En su lugar, AI busca dar la vuelta a la historia, como si los alemanes fueran las verdaderas víctimas de la Segunda Guerra Mundial, en lugar de sus autores.

Leyendo entre líneas el informe, se pueden encontrar fragmentos de lo que realmente sucedió, “Aldeanos árabes reconocen que algunos de sus vecinos se unieron o apoyaron al IS, pero dicen que no deberían tener que pagar por los crímenes cometidos por otros”. Siempre es “mis vecinos”, nunca “yo”; lo mismo que en Alemania en 1945, cuando todos los alemanes simularon no tener conocimiento del holocausto. “Mis vecinos eran nazis, no yo”. Cada genocidio es así. En el genocidio de Ruanda, los responsables hutus también pretendieron después haber sido las víctimas de la “limpieza étnica tutsi”. Los árabes entrevistados por AI presentaron a los yazidis como un “problema”; uno de ellos dijo que esperaba que los “problemas con nuestros vecinos yezidi se resuelvan para que podamos volver atrás y cuidar de los campos.” El problema es que fueron masacrados por el ISIS y forzados a huir.

Calle principal de la ciudad de Sinjar (Shingal). AI afirmó que los niveles de destrucción fueron más altos de los que habría producido una guerra, pero nunca comparó las áreas con los daños causados a las ciudades que estaban en primera línea y que también destruyó ISIS (Seth J. Frantzman)

dsc_9604
Calle principal de la ciudad de Sinjar (Shingal). AI afirmó que los niveles de destrucción fueron más altos de los que habría producido una guerra, pero nunca comparó las áreas con los daños causados a las ciudades que estaban en primera línea y que también destruyó ISIS (Seth J. Frantzman)

Enfoque desproporcionado sobre las acciones kurdas, en lugar de en la acogida de los refugiados árabes por el GRK

La evidencia más concluyente aportada por AI, además de testimonios sospechosos y fotos aéreas, es que “en dos ciudades de mayoría kurda, que fueron recapturadas por las fuerzas peshmerga tras breves incursiones del ISIS en agosto y septiembre de 2014, los residentes kurdos han vuelto hace mucho a sus hogares, mientras que a los residentes árabes se les sigue negando el permiso para regresar “.

Todo el informe tiene un objetivo, presentar a todas las fuerzas kurdas como perpetradoras y parte responsable de la destrucción de aldeas, minimizando al mismo tiempo, o incluso no mencionando, la totalidad de lo sucedido. Si bien puede ser cierto que las fuerzas peshmerga o del PKK destruyeran algunas casas, o no permitieran a los residentes regresar, se debería preguntar acerca de la población total de estos distritos. ¿Por qué casi 2 millones de refugiados viven ahora en el GRK? El GRK, al que se acusa de desplazar a los árabes de las zonas en disputa de Diyala, Kirkuk y Sinjar, alberga a más de un millón de musulmanes árabes. ¿A dónde huyó la gente de Mosul cuando llegó el ISIS? Huyeron a Kurdistán. Árabes, asirios, yazidis, y todo el pueblo de Irak parecen haber encontrado refugio entre los kurdos. Sin embargo, AI nos quiere hacer creer que los kurdos son el problema, no el ISIS.

El historial de encubrimiento del ISIS por parte de AI

Desde que el ISIS apareció con fuerza en las ciudades sunnitas de Irak, en junio de 2014, AI ha tenido tiempo suficiente para documentar sus crímenes de guerra masivos. Pero ¿dónde están esos informes? La organización ha escrito 22 informes sobre Irak desde junio de 2014. Un encubrimiento constante de la naturaleza de ISIS y sus acciones están presentes una y otra vez. El 11 de junio, AI denominó al ISIS “grupo insurgente” que se había hecho cargo de Mosul. Teniendo en cuenta que 500.000 personas habían huido, se llama al ISIS un “grupo armado de la oposición”. Uno piensa que, si AI hubiera informado sobre los abusos del KKK contra afroamericanos, los habría denominado “oposición armada”. En vez de condenar al ISIS por obligar a las minorías a abandonar sus hogares, Said Boumedou, de AI, ha dicho que “ambas partes” no deben perjudicar a los civiles. ¿Ambas partes? ¿Cuál es la otra “parte” frente a la expulsión de 500.000 personas y la limpieza de las minorías? De acuerdo con el informe, el gobierno iraquí bombardeó “indiscriminadamente” Tikrit y Fallujah. Pero ¿qué pasa con ISIS?, ¿qué pasa con sus matanzas “indiscriminadas” de chiítas en el campo Speicher? No se encuentra en el informe por ningún lado.

Los siguientes informes de 27 de junio y 14 de julio también retrataban al ISIS casi como una víctima del gobierno iraquí. Un informe fechado el 27 junio informaba que el gobierno iraquí y milicias chiítas llevaron a cabo ejecuciones “extrajudiciales” antes de retirarse de Mosul y Tel Afar. Esto fue en represalia por las “victorias” del ISIS, pero no se hizo ningún hincapié en el asesinato en masa de chiítas o sus ataques contra cristianos u otras minorías. El 14 de julio de 2014, AI publicó un informe qu,e una vez más, equiparaba las acciones de ISIS con las demás, afirmando que se trataba de “una espiral de matanzas sectarias”, como si las víctimas del ISIS también fueran responsables. “Tales ataques atroces contra la población civil han enviado un mensaje claro a las comunidades no sunitas, de que no están seguras en zonas controladas por el ISIS,” decía Donatella Rovera, de AI. ¿Un “mensaje claro” a las comunidades no sunitas de que no están seguras? ¿No era claro mensaje el hecho de que el ISIS les ordenara marcharse o convertirse y marcar sus casas con una “N” por “cristiano”? Pero, una vez más, ningún foco o incluso mención de quiénes eran los objetivos, ningún informe sobre los pueblos cristianos limpiados por el ISIS. De hecho, el informe se esforzaba por excusar al ISIS y pretender que no era más que una “parte” del conflicto. “ISIS no es la única parte que ha cometido crímenes de guerra”, escribía AI. Eso es cierto, no ha sido la “única parte”, pero la gran mayoría de los crímenes fueron cometidos por el ISIS, y ¿dónde están los informes sobre esos crímenes?

dsc_9633
La ropa y los huesos de Yazidis, descubiertos en una fosa común cerca de Sinjar (Shingal) ¿Dónde estaba AI para investigar? (Seth J. Frantzman)

El 5 de agosto, AI emitió un informe sobre los yazidis que fueron “desplazados” por el ISIS. El informe afirma “Junto con los cristianos y otras minorías de Irak, son cada vez más vulnerables a los ataques desde que el ISIS tomó el control de partes del noroeste de Irak en junio”. ¿Qué es “vulnerable” de ataque? ¿Qué tal ser objetivo de exterminación? Cada yazidi bajo control del ISIS fue masacrado o vendido como esclavo. No era más ni menos “vulnerable” de lo que eran los judíos para los nazis. Fue el exterminio total, del que AI no se molestó en informar o investigar plenamente. La excusa fue: “El acceso es imposible en la actualidad a las zonas bajo control del ISIS y a las zonas circundantes, donde se llevan a cabo enfrentamientos armados entre militantes del ISIS y fuerzas peshmerga kurdas. Por tanto, es difícil obtener y verificar la información sobre las circunstancias exactas en que individuos y familias han desaparecido”. Pero el acceso no está cerrado en enero de 2016 y AI aún no ha hecho ni UN SOLO informe sobre las 20 fosas comunes de yazidis.

En cada oportunidad, la idea ha sido ocultar las atrocidades del ISIS e incluso burlarse de las víctimas. “Muchos miembros de las minorías están huyendo, incluso de zonas donde no parece haber ningún peligro inminente de un ataque del ISIS, tan traumatizados están por su reciente desplazamiento. Están sobrecogidos por el pánico y el miedo”, indicó Donatella Rovera, de AI, el 7 de agosto. ¿Pánico y miedo? Cuando 300.000 personas, más del 85% de una comunidad, se ven obligadas a huir, por supuesto que hay pánico y miedo. Pero AI concluía, el 7 de agosto, que “no hay peligro de un ataque del ISIS”, aun cuando casi todas las áreas habitadas por yazidis habían sido ocupadas. Sólo se puede concluir que, desde el principio, AI ha tratado de minimizar los crímenes del ISIS y manipular a sus lectores en la creencia de que el ISIS no es más que una parte de un “ciclo” de violencia.

Finalmente, en septiembre de 2014, concluyó que había evidencia de limpieza étnica. Pero, una vez más, AI trató de culpar al gobierno iraquí y sembrar dudas sobre los crímenes del ISIS. “El destino de la mayor parte de los cientos de yezidis secuestrados y mantenidos en cautiverio por el ISIS sigue siendo desconocido. Muchos de los detenidos por el ISIS han sido amenazados de violación o asalto sexual o presionados para convertirse al Islam. En algunos casos, familias enteras han sido secuestradas “, dijeron. Rovera afirmaba que “En lugar de agravar los combates, ya sea haciendo la vista gorda ante las milicias sectarias o armar a las milicias chiíes contra el ISIS, como las autoridades han hecho hasta el momento, el gobierno de Irak debe centrarse en la protección de todos los civiles, independientemente de su origen étnico o religión”. Así que la carga se pone sobre el gobierno iraquí, no el ISIS. El problema eran las milicias chiítas, no el asesinato en masa por el ISIS.

Desde septiembre de 2014, la trayectoria de AI ha seguido siendo ignorar la magnitud de los crímenes del ISIS, a pesar del tiempo suficiente para investigar, y señalar con el dedo a los demás. En junio de 2015, Rovera, de AI, seguía diciendo que el ISIS no era más que una parte de una “espiral mortal” de violencia y “los crímenes atroces del ISIS se han visto correspondidos por los crecientes ataques sectarios por parte de las milicias chiítas”. Una vez más, era “una plétora de violencia atroz por todas partes que ha aumentado las tensiones sectarias y acabado con un número inimaginable de civiles de todas las comunidades”. Pero no es “todas las partes”. Los yazidis no habían participado en ninguna limpieza sectaria de sunnitas antes de agosto de 2014. Los cristianos de Mosul no habían masacrado sunnitas. AI no podía encontrar víctimas. Si hubiera estado investigando el Holocausto habría llegado a la conclusión de que “todas las partes del conflicto” han cometido crímenes, en lugar de darse cuenta de que eran víctimas particulares y particulares agresores impulsados ​​por la ideología extremista. En cada giro y vuelta desde 2014, AI ha oscurecido la escala de los crímenes de ISIS. En diciembre de 2014, su reportera Rovera denunció que “cientos de mujeres y niñas yazidi han visto sus vidas destrozadas … en su cautiverio por el ISIS”. Pero el número no era “cientos”, sino 5.000. Incluso en enero de 2016, según la ONU, todavía había 3.500 mujeres yazidis en poder del ISIS, en un acto sin precedentes de abuso sexual y esclavitud. Entonces, ¿por qué AI se aferra a la cifra de “cientos” cuando los yazidis y la comunidad internacional han estado diciendo que miles han desaparecido? Hay evidencia fotográfica de los miles de asesinados en fosas comunes desde julio de 2015 y, sin embargo, AI no examina las evidencias.

AI ha vuelto su mirada al armamento de las milicias chiítas, a la devastación del gobierno de Bagdad, y ahora contra los kurdos. Pero nunca se ha concentrado con el mismo interés en el ISIS. ¿Por qué? ¿Por qué esta vez y de nuevo los millones de víctimas de ISIS que han sido desplazados, los cientos de miles de kurdos, cristianos y yazidis forzados a abandonar sus hogares, no han recibido ninguna justicia de esta organización? Nada puede explicar la manipulación continuada y falsedad constante del número de víctimas del ISIS, y el endoso de la culpa a otros, que una polarización extrema de AI. Desde junio de 2014, AI ha decidido que la narrativa es “una espiral de violencia sectaria” y que “ambas partes” son culpables. Se ha negado a reconocer que los crímenes y actos de ISIS y la ideología de ISIS son un intento único de exterminar a las culturas minoritarias. Hay una falta de voluntad para investigar sus crímenes y documentarlos, para documentar las aldeas yazidi destruidas. ¿Por qué sólo hay satélites apuntando a las áreas árabes sunnitas? ¿Qué pasa con la tribu shammar que resistió al ISIS, que es árabe y que se ha mantenido en sus aldeas en el norte de Irak?

No hay duda de que algunos pueblos árabes han quedado despoblados, sobre todo a causa del conflicto, y que sus residentes no han regresado. Los peshmerga y las fuerzas del PKK no son perfectos y quedan viejas rencillas. Pero, en general, el GRK ha sido receptor de refugiados árabes, no el ejecutor de su limpieza étnica. El GRK ha asumido la carga de recibir a millones, no su destructor. El ISIS fue quien conquistó Sinjar y atacó Kirkuk. Hay una zona de guerra abierta no muy lejos de Kirkuk, una primera línea de combate activa. La zona adyacente a Sinjar no ha visto el retorno de yazidis. ¿Por qué deberían tener prioridad los pueblos árabes que apoyaron al ISIS sobre las víctimas del ISIS?

dsc_9570
Una casa destruida cerca Rabiah (Seth J. Frantzman)

En un reciente viaje al Kurdistán, conducía por el largo camino de Duhok a Sinjar, y también hacia la línea del frente al sur de la presa de Mosul. Hay pueblos abandonados, hay algunas aldeas habitadas y hay pueblos y ciudades destruidas por la guerra y algunos que son la base de las fuerzas peshmerga kurdas. Hay campos de refugiados a lo largo de la carretera. Pretender que se trata de una zona tranquila, que el ISIS ha sido derrotado y que el GRK es un perpetrador es ignorar la realidad. Solo algunos cientos de personas han vuelto a Snune, la ciudad yazidi. No hay servicios en esta región. El GRK debe, en algún momento, asumir la responsabilidad de la rehabilitación, pero no en medio de una guerra. ¿Se esperaba de los aliados que permitieran el regreso de todos los refugiados mientras seguía la lucha en la Segunda Guerra Mundial? Y algunos no regresaron. La guerra provoca cambios en la demografía, especialmente cuando un grupo trata de exterminar a otros. ¿Regresaron los serbios a Croacia después de 1995? ¿Regresaron los alemanes a Polonia? Las acusaciones de limpieza étnica deben ser examinadas en su contexto, y si un grupo ha eliminado a 300.000 personas, y esas personas no han regresado, resulta manipulador afirmar que el grupo que apoyó la limpieza es la verdadera víctima.

Cuando la guerra haya terminado y el ISIS haya sido derrotado y los problemas entre el gobierno de Bagdad y el GRK se solucionen (lo que también puede dar lugar a violencia sectaria, como fue el caso en Toz Khurmato), entonces será razonable esperar que los refugiados árabes sean reubicados o que algunos de ellos retornen.

AI ha demostrado una y otra vez que no se puede confiar en ella cuando se trata de Irak. Tenía una gran oportunidad para invertir recursos en la documentación de la suerte de las comunidades que el ISIS ha limpiado, una vez que esas áreas han sido reconquistadas. En su lugar, ha tratado de “equilibrar” la agresión del ISIS y sus crímenes, retratando a los que luchan contra el ISIS como perpetradores. En vez de mirar a todo el distrito de Nínive y documentar la situación pueblo a pueblo, ha centrado su reciente informe sólo en las aldeas árabes sunnitas, ignorando a yazidis y cristianos. No ha tenido en cuenta a las víctimas kurdas. Por supuesto que los abusos por parte de los kurdos no deben pasarse por alto, pero una cantidad proporcional de los informes sobre violaciones de los derechos humanos en Irak debe concentrarse principalmente en el ISIS, las milicias chiítas también merecen atención y las acciones de los kurdos son minoritarias. De hecho, el GRK debe ser elogiado por su acogida a los refugiados, en lugar de vilipendiado por sus acciones cerca de la primera línea del frente. El GRK es el único lugar en Irak en este momento en el que cada grupo ha conseguido refugio frente al ISIS y también de las milicias chiítas.

Hasta que los informes de AI no reflejen una respuesta proporcionada a los delitos del ISIS, documentados plenamente junto a otros abusos, no debe ser considerada imparcial sobre Irak. Hay pruebas de que ha tomado partido claro a favor de los árabes sunnitas en oposición a los kurdos, chiítas. Sería equivalente escribir que las principales víctimas de la Segunda Guerra Mundial fueron los alemanes, que fueron eliminados de Polonia y Checoslovaquia, en lugar de mirar el perjuicio que les sobrevino a la luz de un contexto más amplio.

Fuente Sethfrantzman

Traducido por Rojava Azadi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s