Los residentes de Cizre regresan a la ciudad asediada tras el levantamiento del toque de queda por Turquía

b57af9b71eb22e9444b6a784bb199425_L
Mujeres y niños ante un edificio colapsado (Fotos: AFP/Ilyas Akengin)

3 de marzo 2016

AFP

Los residentes de Cizre, en el sureste de Turquía, empezaron a regresar a la ciudad el pasado miércoles, después de que las autoridades levantaran parcialmente el toque de queda vigente desde diciembre, al objeto de ejecutar una controvertida operación contra los rebeldes kurdos, la cual ha dejado muchas casas devastadas.

NOTICIA RELACIONADA: Sarıyıldız, PM kurdo: El silencio de Europa también es responsable de la masacre de Cizre

Los residentes, horrorizados, encuentran edificios enteros destruidos por los enfrentamientos entre el ejército y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), mientras que otros tienen sus fachadas destrozadas, informan los corresponsales de AFP.

La gobernación de la región anunció el martes que el toque de queda en la ciudad, de mayoría kurda, que estaba en vigor desde mediados de diciembre, se levantaría diariamente entre las 5 de la mañana y las 7:30 de la tarde (03:00-17:30 GMT).

Miles de residentes, cargados con sus pertenencias, formaban largas colas en la entrada de la ciudad, donde se habían ubicado puestos de control, según un corresponsal de la AFP.

“Huimos el 14 de diciembre junto con nuestros hijos, con lo puesto, nada más”, dijo Hadi Akyurek, un comerciante local.

“Nuestra casa ha sido destruida. Nuestras pertenencias, bajo los escombros. Nos hemos quedado sin nada.”

Los daños sufridos por la ciudad son visibles incluso desde los aledaños de Cizre, con casas quemadas y tiendas destruidas.

Se ve a gente tratando de recuperar sus pertenencias entre los escombros y reconociendo cadáveres. En tiempos normales, Cizre era el hogar de unas 100.000 habitantes.

Noticia relacionada: La masacre del sótano de Cizre: 101 víctimas aún por identificar de un total de 178

Sólo el miércoles fueron recuperados cinco cadáveres de entre los escombros, dos en los sótanos y tres en un jardín.

– ‘Ni casa, ni refugio”-

Funcionarios del pro-kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) han denunciado que al menos 167 personas murieron en tres sótanos bajo los edificios arrasados, con sus familiares llorando ante la escena.

En el lugar donde se encontraron tres cadáveres el pasado miércoles, yacían mantas manchadas de sangre por el suelo. La casa había sido utilizada como hospital de campaña por los milicianos del PKK durante los enfrentamientos.

“Teníamos miedo y huimos de nuestra casa después de iniciarse los disparos y bombardeos. Nuestros hijos no podían soportar el sonido,” declaró el dueño de la casa, Salih Tanriverdi, a AFP.

“No sé qué decir. Ahora vemos nuestra casa derrumbada. No sé lo que haremos. No queda ni casa, ni refugio”, lamentó.

El sonido de las explosiones aún se puede oír en la ciudad, con los artificieros detonando artefactos explosivos abandonados y advirtiendo al pueblo que se mantenga a distancia.

La policía busca cadáveres y explosivos en varios barrios de la ciudad; los muertos son retirados en coches fúnebres

NOTICIA RELACIONADA: Ataque con morteros contra la mezquita de Cizre: un niño muerto.

El PKK, considerado como organización terrorista por Turquía y sus aliados occidentales, ha matado a decenas de miembros de las fuerzas de seguridad turcas en ataques con bombas y armas de fuego, tras la frágil tregua rota el pasado mes de julio.

El ejército turco informa que 666 “terroristas” del PKK han muerto en la operación, pero los activistas kurdos ridiculizan esta cifra, indicando que, entre los muertos, también se incluyen las víctimas civiles.

Ankara ha impuesto el toque de queda en varias ocasiones para cubrir sus operaciones militares en los centros urbanos del sureste del país, una medida que el gobierno considera necesaria para erradicar a los militantes del PKK, que estaban tomando el control de facto de algunas áreas.

El toque de queda en Cizre es uno de los más largos, si bien también ha sido impuesto un bloqueo en el distrito Sur de Diyarbakir desde el 2 de diciembre, una ciudad que es el hogar de la mayor concentración de población kurda en Turquía.

Según el HDP, 25 ciudadanos han muerto durante el toque de queda en Sur, al tiempo que varios edificios centenarios, históricos y religiosos, han quedado destruidos.

NOTICIA RELACIONADA: “Cizre es ahora como Kobanê y Sinjar”: Entrevista con el PM del HDP Faysal Sariyildiz – Parte 1

Fuente Kurdish Question

Traducido por Rojava Azadî

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s