Diferentes visiones de la lucha del pueblo kurdo contra el Daesh

La objetividad a la hora de informar no es posible, inevitablement nuestra visión sujetiva nos afecta a la hora de seleccionar artículos que traducimos y publicamos.

Con el objetivo de dar una visión más amplia del conflicto, en este extenso artículo publicado por El Correo podemos leer varias entrevistas con distintos puntos de vista de la lucha del pueblo kurdo contra el terrorismo yihadista del Daesh.

combo-575x323
Simón de Monfort, ex militar valenciano, y Martos, madrileño de Reconstrucción Comunista.

El católico Simón de Monfort y el camarada Martos relatan su experiencia en el frente contra el Estado Islámico. Sin embargo, el periodista y refugiado sirio Zinar Ala advierte: «Los kurdos no necesitamos a los extranjeros para combatir al EI»

Los dos son españoles, aunque las banderas que enarbolan en el frente contra el Daesh difieren bastante. La de Simón de Monfort (su apodo, el de un famoso cruzado), ex militar valenciano de 46 años -en 2008 fue candidato al Congreso por Valencia dentro del partido de extrema derecha Alianza Nacional- es la rojigualda, pero con la inscripción ‘Reinaré en España. Viva Cristo Rey’ y un corazón en llamas (el Sagrado Corazón de Jesús) en el centro. El camarada Martos, un joven madrileño de 20 años perteneciente al partido de extrema izquierda Reconstrucción Comunista, lleva dos: la tricolor de la República española y la roja con la hoz y el martillo. Pese a sus diferencias, ambos han combatido al Daesh, al Estado Islámico, junto a los kurdos. Sus motivaciones son diferentes, pero un enemigo común tan despiadado hace extraños compañeros de viaje en el frente. «Si no vamos a tener diferencias al morir, tampoco las queremos al vivir», dice Monfort. «Aquello es la lucha por una revolución democrática contra la barbarie, dentro de unos mínimos todos luchamos por lo mismo», explica Martos. Ambos hablan aquí de su experiencia junto a los kurdos en el frente contra el Daesh, en Siria e Irak, un viaje, el de los voluntarios españoles, que las autoridades de nuestro país tratan de impedir por todos los medios y que, incluso, dependiendo de las circunstancias, puede conllevar pena de cárcel. De hecho, Martos fue detenido al llegar aquí acusado de integrarse en las filas del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán, considerado organización terrorista), aunque él lo niega. Monfort aún sigue en Irak. Coinciden en este reportaje donde relatan en entrevista sus experiencias. También aportan su testimonio el periodista kurdo sirio Zinar Ala, responsable de la web Actualidad Kurda, el reportero aragonés Ferrán Barber, y Roberto Vaquero, secretario general del partido Reconstrucción Comunista, que acaba de salir de la cárcel acusado de pertencia a grupo terrorista. Curiosamente, allí ha compartido módulo con gente del Estado Islámico.

«Aquí no hay comunistas ni historias. Si no vamos a tener diferencias al morir, tampoco las queremos al vivir»

Simón de Monfort. Exmilitar y católico en Irak

'Cruzados' y comunistas, juntos contra el Estado Islámico

Simón de Monfort es un valenciano de 45 años que cuenta con la experiencia militar que le dio participar en el Grupo de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Católico ultraconservador, llegó al Kurdistán iraquí a principios de año y planea estar allí hasta julio. «Concretamente, llegué al sureste de Kirkut, frente a Hawija, la ciudad bastión de Daesh, en la línea del frente establecida tras la recuperación de los territorios anteriormente ocupados por Daesh a los iraquíes de mayoría kurda. Aunque recientemente nos han trasladado de destino y no puedo revelar mi posición actual». Ahora mismo, Simón de Monfort es el encargado de adiestrar a los españoles recién llegados en una especie de campo de entrenamiento de ‘cruzados’, como a él mismo le gusta llamarse. Eso sí, siempre a las órdenes de los kurdos. Monfort va relatando el día a día de su estancia en Irak en la página de Facebook ‘Apoyo Voluntarios Españoles contra el Daesh’.

¿Cuál es su motivación para jugarse la vida en Irak?

Nadie bien nacido puede permanecer impasible ante el genocidio cristiano en Oriente Medio y la persecución bestial de Daesh contra todos aquellos que no son sunitas radicales. Las poblaciones kurdas, yazidíes, chiíes… son sometidas o exterminadas a su paso ante la pasividad de Occidente, que saca rédito económico expoliando un petróleo a bajo precio a cambio de armas obsoletas a todos los bandos.

El 90% de sus víctimas son musulmanes.

Efectivamente, los cristianos no son las únicas víctimas de los terroristas, también los yazidíes y los chiítas y todos los que se interpongan a un estado sunita radicalizado, pero es evidente que los más desprotegidos, por ser minoría, son los cristianos abandonados incluso por una jerarquía eclesiástica más pendiente del falso ecumenismo, el relativismo e indiferentismo, que de defender la fe y a sus fieles.

¿Cuál fue el detonante que le hizo decidirse?

Las imágenes de atrocidades son muchas, pero hay dos llamamientos, uno de cristianos gritando auxilio y otro de sacerdotes que manifiestan que no basta con rezar para parar la barbarie. Eso junto a unas condiciones personales que hacían posible mi participación.

¿Cómo es el día a día allí?

Los días son tranquilos y aprovechamos para descansar, ejercitarnos, etc… Es por las noches cuando los terroristas se adelantan a sus posiciones más avanzadas para hostigarnos, con lo que las noches las pasamos en vela o disparando.

¿Qué come, cuánto y dónde duerme?

Aquí sólo hay dos menús: o arroz con tomate o tomate con arroz, esporádicamente hay garbanzos y sólo de tanto en tanto algo de pollo. Lo mismo para comer que para cenar. Dormimos cuando podemos, bien en las habitaciones si es de día, o bien en la trinchera por la noche en turnos de guardia.

¿Cómo son los guerrilleros kurdos?

Son demasiado confiados a mi parecer, muy abiertos, agradecidos y amables, comparten contigo hasta lo que no tienen.

¿Y las guerrilleras, ha coincidido con alguna?

Las mujeres forman sus propias unidades y aún estando también en primera línea, no se mezclan con los hombres. Las mujeres peshmergas son más disciplinadas y entregadas a la lucha que muchos hombres.

¿Cómo tratan los kurdos a los voluntarios?

Nos tratan muy bien y a pesar de las carencias somos los primeros en ser atendidos.

¿Ha visto morir a algún compañero de su grupo?

No por el momento, gracias a Dios

¿Ha matado a combatientes yihadistas?

Responder esta pregunta complicaría mi situación si regreso a España.

¿Cuántos españoles hay allí en estos momentos, que usted sepa?

Son muchos los voluntarios extranjeros, sobre todo americanos y franceses, pero también suecos, italianos y hasta australianos. Pocos todavía los españoles que van incorporándose. La cantidad de españoles aquí o por llegar no puedo decirla por razones de seguridad. Además, hay quien prefiere el total anonimato. La mayor parte, exmilitares con experiencia, pero también hay sanitarios. Nos han asignado una ambulancia en nuestra unidad a cargo de un sanitario francés de la legión extranjera. A las autoridades españolas no les hace gracia que españoles se inmiscuyan en esta guerra. Y tratarían de impedírselo. Decir una cantidad es decir un cupo de captura, así que no podemos dar este tipo de información que va en contra de nuestros voluntarios. Para Daesh sería una joya atacar donde saben que hay más occidentales para capturar, torturar y ejecutar pública y mediáticamente. También Daesh sabe por dónde llegan los occidentales, si les damos pistas de número de personas y lugares de procedencia sería un bombón de información que sin duda utilizarían. Estamos hablando de una guerra con un enemigo tan cruel como poco convencional al que hay que dar la menor información comprometida posible.

Los primeros voluntarios españoles que conocimos fueron jóvenes comunistas. ¿Cómo es su relación con ellos, su convivencia desde posiciones ideológicas tan alejadas?

Aquí no hay comunistas ni historias, el enemigo es salvaje y despiadado con el que pille de nosotros, si no vamos a tener diferencias al morir tampoco las queremos al vivir. Cada cual lleva su vida interior, lo mismo ocurre con los kurdos, ya que entre los peshmergas hay laicos, musulmanes, cristianos, patriotas proiraníes, proiraquíes, turcomanos… Si algo ha logrado Daesh es unir a todos contra su barbarie.

¿Qué opina de que los españoles que viajan a Irak o Siria sean detenidos a su regreso acusados de terrorismo?

Es una paradoja que los gobiernos al servicio de las corporaciones como Repsol u otras, a las que se retiran los políticos en jubilaciones doradas, sean capaces de beneficiarse de la situación de conflicto en la zona para sacar petróleo barato a cambio de armas obsoletas. No quieren terminar con un conflicto que les beneficia económicamente. Son ellos los que deberían ir a la cárcel por corruptos…

Usted, por tener permiso de armas y estar en las filas de los perhmergas, se librará de esto al volver, ¿es así?

Si ves en el portal de tu casa un grupo de energúmenos violando a una muchacha, no te planteas consecuencias legales ni riesgos al intervenir contra el atropello. Lo haces y punto, lo que venga después está en manos de Dios. No se puede entrar a sopesar consecuencias.

Sin embargo, a los comunistas que estuvieron en el frente les han detenido a su regreso acusándoles de haberse integrado en el PKK. ¿Usted la considera una organización terrorista?

Ningún gobierno occidental lo considera de verdad pues todos mantienen en sus países delegaciones o contactos con ellos, recuerden sus visitas al Parlamento vasco. Pero de nuevo la hipocresía de gobiernos aliados con Turquía prevalece. Lo que los medios silencian es que actualmente Turquía está masacrando pueblos kurdos en sus fronteras. Si hoy mismo hay combates desiguales contra los kurdos, ¿cómo no van a despertar adhesiones y solidaridad?

¿Qué ‘amuletos’ lleva con usted en el frente?

Amuletos pueden llevar los paganos, a mí me acompaña el Sagrado Corazón de Jesús, mi escapulario y el Rosario.

¿Qué le dice su familia?

Sólo hablamos de temas personales.

¿Anima a otros a ir a Irak o Siria para combatir al Daesh?

El estado español debiera mandar ayuda militar y humanitaria. Ante su pasividad, es bueno que aquel que pueda aportar algo para evitar esta barbaridad, dé un paso al frente y lo haga.

«Dentro de unos mínimos, todos luchamos por lo mismo»

Camarada Martos. Joven comunista detenido después de luchar seis meses en Irak y Siria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s