Declaración de la primera conferencia del Movimiento de la Ecología de Mesopotamia

Declaración final de la 1ª Conferencia celebrada el 23 y 24 de abril de 2016 en Wan – Kurdistán del norte

El 23 y 24 de abril 2016, en la ciudad de Wan (Van) se ha celebrado la primera Conferencia del Movimiento de la Ecología de Mesopotamia (Mesopotamian Ecology Movement – MEM) con la participación de 100 delegados de las provincias Amed (Diyarbakir), Dîlok (Gaziantep), Riha (Sanliurfa), Merdîn, Muş, Wan, Elih (Batman), Siirt, Dersîm y Bedlîs (Bitlis), así como activistas de Turquía de los siguientes movimientos y grupos: Revista Gaya, Plataforma Anti-Nuclear, Resistencia Verde, Periódico Verde, partido de Izquierda Verde, el Mar Negro en Rebelión, Defensa de los Bosques del Norte, Campaña por el Derecho al Agua, el municipio de Ovacik Dersîm, la ICOR de Alemania y el grupo del Kurdistán del este Chiya Verde. Incluyendo representantes de las organizaciones DTK, KJA, HDK y HDP, en total 170 personas han acudido a la primera gran reunión de la MEM desde su fundación.

La Conferencia en Wan ha sido organizada en un periodo de intensas luchas políticas llevadas a cabo por personas en Kurdistán por la libertad y el autogobierno que pueden cambiar significativamente el futuro de la región, pero que exigen muchas víctimas.

mezopotamya_ekoloji_hareketi_1nci_genel_konferansi_yogun_ilgi_ile_van_da_basladi_h133973_bf49b1

Basandose en la Trinidad Ciudad-Clase-Estado y el método de la dominación-acumulación de capital, la Modernidad Capitalista crea una vida sin aliento e improductiva para la sociedad, como también enfrenta a la naturaleza a todo tipo de destrucción. En nombre del sistema hegemónico existente del Estado-nación y sus gobiernos, dispersan el carácter solidario de la sociedad e imponen desempleo, pobreza, una malsana nutrición industrial con OGM (Genetically modified organism) y la devastación social y cultural del pueblo.

Enormes proyectos destructivos como el GAP (proyecto de Anatolia suroriental), la presa de Ilisu, la presa de Munzur, la Vía Verde, la mina de Cerattepe, el Kanal Istanbul, se desarrollan y realizan con el objetivo de permitir la tala de bosques para la construcción, la comercialización de las aguas, la mercantilización de la tierra, el control de la naturaleza y las personas, así como promover el consumo de combustibles fósiles, lo que no es otra cosa que la alienación y el desplazamiento de las personas de su naturaleza original y de la vida.

Actualmente el régimen en Turquía ejerce una brutalidad sin precedentes en la historia reciente del Kurdistán y de Medio Oriente, que tiene una nueva dimensión pérfida. Cientos de miles de personas de Sur, Nusaybin, Hezex, Kerboran, Farqin, Şırnak, Gever, Silopi y Cizre son desplazados forzosamente de sus ciudades, las cuales están bajo una destrucción sistemática. Mientras tanto, la opinión pública mundial mantiene silencio sobre la destrucción de la naturaleza, las ciudades y el resto de las masacres.

La mentalidad monista y de negación del Estado-nación, el ilimitado sistema de beneficio-competición y el carácter de dominación de la Modernidad Capitalista han llevado al mundo al grave estado actual. Los desastres sociales se transforman en desastres ecológicos y viceversa. La sociedad y la humanidad tienen que decir basta a este desarrollo. Si esta situación continúa llegaremos a un punto del que no será posible retornar nunca más. En este sentido también el aumento de una resistencia ecológica es muy importante.

A pesar de la mentalidad y las prácticas destructivas es posible retornar. Es necesario intensificar la lucha ecológica contra las guerras y la eliminación de áreas de la vida y de nuestros valores culturales y sociales, que se destruyen y explotan a través de numerosos proyectos como presas, plantas de carbón, minería. En esta línea la lucha ecológica tiene que hacerse y difundirse bajo la máxima: “Vamos a comunalizar nuestras tierras, aguas y energía para la configuración de la vida democrática libre”. Es el momento de defender la Nación Democrática contra el Estado-Nación, la economía comunal basada en el anti-capitalismo y el anti-monopolismo contra el capitalismo de rápido lucro que busca una lógica de gran industrialismo; la agricultura orgánica, las ciudades y aldeas ecológicas, la industria ecológica, la energía y tecnología contra la agricultura y las políticas energéticas impuestas por la Modernidad Capitalista.

Con la conciencia de que la lucha ecológica es la referencia para la liberación de la humanidad entera sabemos que cada acción puede acercarnos a un individuo libre y a una sociedad libre. Entendemos que nuestra lucha para alcanzar nuestra naturaleza y nuestra realidad social, las cuales son los fundamentos de la justificación de nuestra existencia, es una contribución importante para la liberación de todas las personas y toda la naturaleza de nuestro mundo. Con una gran emoción, que sentimos profundamente, tomamos nuestra posición en esta lucha.

Nuestro paradigma, el heraldo de una edad brillante del siglo XXI y los próximos milenios, es el de una  sociedad radicalmente democrática, comunitaria, ecológica y de mujeres libres. En este sentido la lucha de la Ecología no está más allá de cualquier lucha, sino que es la esencia vital del paradigma de la vida libre. Sin la ecología la sociedad y la naturaleza no podrían existir. La Ecología es como la esencia y la formación dialéctica universal de milenios, teje dialécticamente todos los procesos de entidades conectadas entre sí, como los anillos de una cadena.

En este sentido la lucha contra la Modernidad Capitalista es la lucha para el desarrollo social, democrático y de mentalidad libertaria, que lucha para convertirse en un sujeto social contra las décadas de mentalidad estatista. Esto sólo podrá desarrollarse con una entidad social, con una lucha por la libertad, con una postura en contra del sistema que pone al Individuo-Sociedad-Naturaleza al servicio de los intereses de la hegemonía de la Renta-Capital.

En el Medio Oriente, la historia de la ecología no ha sido escrita como no fue escrita la historia de la mujer. Igual que para las mujeres libres es necesario conocer la historia de la mujer, para una sociedad ecológica es necesario conocer la historia de la ecología. En este sentido, abriendo academias de ecología, es necesario tomar una conciencia ecológica en los programas de todas las esferas sociales y de la educación académica como una parte esencial. Así como organizamos nuestras propias asambleas, la responsabilidad de garantizar una organización de la esfera social y unos estudios institucionales con una sensibilidad y conciencia ecológica es fundamental. En lo referente a la construcción de la sociedad democrática y ecológica, han sido acordados puntos importantes en la Conferencia. Al mismo tiempo que las decisiones que se han adoptado en la Conferencia, una contribución intelectual, organizativa y operativa ha sido dirigida a los movimientos ecológicos globales. Algunas de las decisiones que se han tomado son:

– Establecer una coordinación estratégica intelectual, organizativa y operativa con los movimientos de ecología nacionales e internacionales para mejorar las discusiones comunes y acciones contra la explotación y destrucción ecológica.

– Luchar contra la destrucción mental, física e ideológica en temas vitales para la vida como la energía, el agua, los bosques, el suelo, la urbanización, la agricultura de semillas, la tecnología; basándose en las políticas aprobadas del Movimiento Ecológico de Mesopotamia en la Conferencia, aumentar la lucha dentro de la construcción dirigida de una nueva vida.

– Luchar contra el sistema que destruye los asentamientos urbanos, quema los bosques en el Kurdistán; tratar públicamente la devastación ecológica en Kurdistán y las devastaciones de la guerra.

– Planificar acciones con otros movimientos de ecología contra la destrucción de las ciudades del Kurdistán; para asegurar la participación activa en plataformas de solidaridad que se han establecido en estas ciudades.

– Desarrollar un modelo ecológico para Kurdistán.

– Estar más presentes en los medios impresos y digitales y establecer academias de ecología.

– Llevar a cabo luchas legales en paralelo a las campañas y acciones actuales.

– Ampliar las estructuras organizativas propias en todo el Kurdistán y Medio Oriente.

 

Fuente: Hasankeif girsimi

Traducido por Rojava Azadi

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s