La guerra sucia del estado turco contra el movimiento kurdo. Parte 5.

Revista realizada  en Septiembre de 2015 por el BLOG NE VAR NE YOK? y por el colectivo MARSELLA-ROJAVA (marseille-rojava@riseup.net), y traducida en mayo de 2016 por ROJAVA AZADÎ. Debido a su extensión se publicará en partes. Parte 1. Parte 2. Parte 3. Parte 4.

 

_________________________________________________________________

pánico

_________________________________________________________________

ATAQUES COORDINADOS DE MASAS Y LINCHAMIENTOS CONTRA LOS KURDOS
9 DE SEPTIEMBRE 2015,
SUSAM-SOKAK.FR. TRADUCCIÓN.

Comunicado del Congreso Nacional del Kurdistán (KNK) del 8 de septiembre.

El Presidente turco Erdogan y su partido, el AKP, han incitado a grupos racistas, nacionalistas y fascistas a manifestaciones violentas. Éstos han llevado a cabo acciones de terror contra los civiles kurdos en numerosas ciudades del oeste de Turquía, incluyendo Estambul, Ankara, Kirsehir, Kocaeli, Esmirna, Balikesir, Malatya, Mulga, Mersin, Keçiören, Tuzluçayır, Beypazarı, Balgat, Isparta, Konya y Antalya. Han realizado ataques coordinados contra las casas, comercios y establecimientos kurdos, así como contra las ofi cinas del HDP. Estos ataques continúan desde hace 48 horas.

Cientos de civiles kurdos han sido heridos en estos ataques y varios han resultado muertos. Asimismo, centenares de kurdos han quedado bloqueados en varias sedes del HDP, donde se refugiaron para protegerse de los linchamientos de la multitud. Los grupos racistas derribaron enseñas, rompieron cristales y gritaron consignas contra los kurdos y el HDP. Sin embargo, la policía turca no ha intervenido para poner fi n a estos actos de terror y vandalismo.

Desde el comienzo de la guerra iniciada por Turquía contra los kurdos, es decir, después
de 32 años, ésta es la primera vez que asistimos a actos de una violencia a tan gran escala.
Estos actos de violencia racista y nacionalista son directa y deliberadamente provocados por Erdogan y el AKP. Hace dos días, Erdogan ordenó oficialmente a las fuerzas de la policía disparar sin previo aviso a todo civil que pudiera ser considerado una “amenaza”. También instó a la población a denunciar a cualquier individuo considerado “sospechoso”. Esto refleja una voluntad de dividir a la sociedad, de provocar conflictos inter-étnicos y estimular el racismo anti-kurdo.

La violencia contra los kurdos se planifica y coordina a través de las redes sociales. En el
espacio de 48 horas, fueron atacadas 128 sedes del HDP, sus enseñas destruidas y reemplazadas por banderas turcas. Varias oficinas fueron también incendiadas. Los grupos violentos bloquearon autobuses de largo recorrido, controlando la identidad de los pasajeros a fin de identificar a aquéllos que fueran kurdos. Cuando los conductores trataron de continuar su viaje para escapar de los grupos violentos, la policía intervino para detener los autobuses, exponiendo a conductores y pasajerxs a una violencia creciente. En diferentes ocasiones, se ha visto a la policía participar en los ataques cometidos contra lxs kurdxs por parte de grupos fascistas. Las agresiones a lxs kurdxs continúan en las ciudades del oeste, amenazando a cientos de miles de personas.

Instamos a la comunidad internacional a apoyar a los kurdos frente a estas agresiones extremadamente preocupantes, llevadas a cabo de manera coordinada, y reclamar inmediatamente al gobierno de Erdogan que ponga fin a sus políticas de división que fomentan la violencia y el racismo.

_________________________________________________________________

CIZRE, CIUDAD MÁRTIR
12 DE SEPTIEMBRE, KEDISTAN.FR

El toque de queda «permanente» se levantó el 12 de septiembre en Cizre al cabo de 8 días
de bombardeos que se han saldado con más de 20 muertos y varios civiles heridos.

Ayer un médico daba su testimonio. Azad Karagöz, natural de Cizre, es el presidente de la
Cámara de Médicos de Şırnak. Azad huyó de su ciudad natal con sus dos hijos y su compañera embarazada. El médico explicó que allí las condiciones de vida eran muy difíciles. «Los enfrentamientos coincidieron con la época de cosecha del trigo. La gente hirvió el trigo para alimentarse. Ya apenas queda agua potable. Lo poco que queda se le da a los bebés. Los habitantes están a punto de morir de sed. La solidaridad se hace difícil porque nadie tiene fuerzas para ir a casa de los demás». Azad señaló que había más de 20 de muertos y añadió—: «No sólo está prohibido salir a la calle, sino que tampoco está permitido salir al balcón o asomarse por la ventana. He vivido en Cizre durante los 90 y nunca antes he visto tanto sufrimiento. Si esto continúa así, las consecuencias serán irreversibles. No son simplemente enfrentamientos, sino que también saltan cañonazos. No tiene nada que ver con lo que cuentan en la televisión. ¡Que se oigan nuestras voces!»

También recogemos el conmovedor testimonio de un profesor, en el que cuenta lo siguiente en una carta que escribió desde Cizre: «Soy un profesor que lleva trabajando 6 años en Cizre y me avergüenzo como ser humano. Es el séptimo día del toque de queda, que empezó el 4 de diciembre a las 20:00 por mi propia seguridad, según dicen, y lo que siento es vergüenza por la humanidad. Estamos en pleno siglo XXI y el Estado ataca con cañones las zonas en las que la gente vive. Me avergüenzo como ser humano. En el resto del mundo la gente utiliza móviles 4G y 5G, pero aquí se cortan. Me avergüenzo como ser humano. No se puede trasladar a los heridos al hospital. Me avergüenzo como ser humano. A las personas que han fallecido se las mete en frigoríficos. Me avergüenzo como ser humano. Turquía está sorda, ciega y muda. Hay muchas cosas más que me dan vergüenza, como las grandes explosiones y la falta de electricidad porque la han cortado. ¿Qué alumnos, o allegado suyos, están heridos o muertos ahora? Mis alumnos me paran por la calle y me dicen—: “Ha muerto tal, ha habido una explosión en casa de de cual, ¿te has enterado?”. Mañana, el Estado nos dirá a nosotros, los profesores, que inculquemos a los alumnos el amor por la patria, la nación, la bandera y la policía. ¿Cómo puedo hacer que los niños amen algo que ellos piensan que ha matado a sus amigos, su hermana, su hermano, a personas conocidas? Hay muchísimas cosas tristes para escribir. No entiendo nada. Vamos a ciegas. No preguntes si hay alguien ahí, hay más de 140 000 personas. Ayúdales en nombre de la humanidad».

Los periodistas consiguieron ponerse en contacto con este profesor para conocer más detalles. En una entrevista explicó que la severidad del toque de queda, que se impuso de repente y del que se informó con carteles en las calles, no se ha disminuido lo más mínimo, no vaya a ser que al hacerlo los habitantes puedan satisfacer las necesidades del día a día. También dijo que había intentado hablar con los medios de comunicación y los periódicos, pero que lo que pasaba en Cizre no se contaba.

Además, denunció las palabras del presidente de la República, Erdoğan, y del primer ministro, Davutoğlu, que no hacen más que decir que en Cizre hay un arsenal de armas escondidas. A esto, el profesor responde—: «Aquí no hay ningún arsenal. Simplemente se mata a los civiles y la gente trata de defenderse. Los jóvenes han levantado barricadas para protegerse. Se mata a niños delante de sus casas». Los periodistas le preguntan que si las fuerzas de seguridad hacen lo mismo con los funcionarios, y él contesta—: «Aquí da igual si son funcionarios, pueblo, miembros del PKK, jóvenes, o lo que sea. Disparan y las balas van dirigidas a nadie en concreto». Y añade—: «En los medios de comunicación el Estado dice que el enfrentamiento es contra el PKK. Si toda la población de Cizre es el PKK, entonces sí, luchan contra el PKK». «Ahora mismo vivimos como en una comuna. Todos comparten todo lo que tienen, por mínimo que sea. Por la noche nos metemos en los sótanos y tengo que ponerle a mis tres hijos algodón en las oídos para dormir para que no oigan el ruido de los cañones». El profesor está preocupado por el barrio de Nur, en el que no hay electricidad y del que no tiene noticias. Dice que ha oído que un niño ha muerto a manos de un francotirador y que hay 5 cuerpos en una cámara frigorífica.

Efectivamente, unos francotiradores habían matado a una niña de 10 años. Salió corriendo
de su casa en estado de pánico porque su padre había muerto a causa de una explosión.
También había fallecido una mujer que estaba intentando salvar a su nuera que había muerto durante un ataque. La cifra de civiles muertos ascendió a 23 en los últimos 8 días.

El 9 de septiembre, a la salida de Midyat (Mirdan), se le bloqueó el paso a una comitiva
formada por varias delegaciones y diputados del HDP que quería ir a Cizre. Siguieron a
pie y les pararon de nuevo a pocos kilómetros de Cizre. El 12 de septiembre se levantó el
toque de queda y finalmente pudieron entrar en la ciudad. Los habitantes estaban buscando provisiones y a sus amigos, familiares, etc. El panorama de algunos barrios era devastador, de posguerra. Había muchos heridos que vendar, familias que consolar, niños asustados que calmar. Hubo una explosión durante un reportaje que se estaba retransmitiendo en directo. La policía había puesto explosivos y hubo varias víctimas, entre ellas, un niño que perdió la mano.

Con motivo del atentado que organizó el PKK y que mató a unos treinta militares el 8 de
septiembre, Erdoğan quería que en esta ciudad mártir supieran que hay represalias. Es para
demostrar que el PKK no defi ende a la gente que dice proteger y hacer que aumente el miedo hacia los pueblos kurdos, todo ello haciendo eco de los abusos ultranacionalistas de los días anteriores que él mismo permitió y tal vez organizó. La paz civil todavía queda lejos, pero ya hay voces que se alzan para cuestionar la estrategia militar de guerra abierta del PKK, que implica un retroceso a años anteriores, cuando antes la sociedad turca estaba unida contra el AKP y condenaba las acciones armadas, la guerra de Erdoğan y los hijos que morían «por nada». Esta estrategia, que no tiene nada que ver con la autodefensa y pone al pueblo entre dos fuegos, cada vez es más difícil de entender y Erdoğan es quien más puntos acumula en este juego de la división y de la manipulación apoyado por los nacionalistas.

La guerra contra los civiles en Turquía solamente sirve para reforzar el poder de Erdoğan
por más tiempo, ya que servirá para justifi car todos los estados de sitio que en Cizre constituyen una repetición a escala local, una demostración a tamaño natural. Frente al ejército turco y los apoyos exteriores que tiene hoy día, están las fuerzas de la OTAN y los gobiernos europeos que —teniendo en cuenta que la diáspora kurda está presente en todas las metrópolis y que el gobierno central tiene una gran cantidad de poder militar (lo que ya quedó demostrado hace 10 años y llevó a Öcalan a apostar por la paz)— piensan que confi ar en acciones armadas de guerrilla es un suicidio, mientras que la relación de las fuerzas políticas pueden dar un vuelco en Turquía. Todo esto implica poner en peligro también a Rojava y su gobierno, con el que no dejaran de ponerse en contra, esta vez utilizando la «zona segura» de la OTAN como pretexto. Aquí no hay nada de pacifi smo, simplemente afl oran grandes dudas sobre la lógica de guerra entre nacionalismos.

_________________________________________________________________

peligro.png

_________________________________________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s