Entrevista con el DAF (Acción Revolucionaria Anarquista)

Perspectivas libertarias para Oriente Medio

La entrevista que compartimos a continuación se realizó durante el mes de agosto de 2016, justo dos semanas después del intento fallido de golpe de estado del 16 de julio y un mes antes del comienzo de las maniobras militares turcas a orillas del Éufrates en territorio sirio. Maniobras destinadas a contrarrestar la presencia de las milicias de las SDF que habían tomado la región después de expulsar al ISIS, lo cual había sido un golpe estratégico ya que el territorio en cuestión era de vital importancia para mantener las lineas de abastecimiento del Califato.

La entrevista es el producto de una reunión de varias horas con un portavoz de la organización anarquista turco-kurda DAF (Acción Revolucionaria Anarquista) y se publica íntegra a continuación. La entrevista ha sido completada con elementos provenientes de la conversación que mantuvimos durante la reunión.

En la entrevista se tratan temas candentes de la actual situación, también recomendamos la lectura del artículo traducido por Meydan, el periódico del DAF, publicado en el número 26 del Umanità Nova (Lucha por el poder, lucha contra el poder). Consideramos la siguiente entrevista como imprescindible para comprender la situación en Kurdistán y Turquía y las acciones de nuestros compañeros en esos territorios.

D: ¿Cómo se ha desarrollado la situación en Turquía durante las últimas semanas? ¿Ha afianzado su poder Erdogan después del intento de golpe de estado? ¿Cómo fue la reunión entre el AKP y Hizmet?

R: Como sabéis, la organización de Gülen, Hizmet (Servicio en turco) estaba activa desde antes del comienzo de los gobiernos del AKP. Cuando el AKP llegó al poder formaron una coalición ya que el movimiento de Gülen tenía mucha presencia dentro del aparato del estado, la policía, el ejército y los tribunales. Hizmet tiene varias escuelas, controla parte del sistema educativo, las universidades, las escuelas de preparación para la universidad, institutos, medios de comunicación y el sistema sanitario. Tienen un inmenso poder. El AKP y Gülen se coaligaron y cooperaban, especialmente en el sistema de justicia, en el cual y gracias a la presencia de miembros de Gülen entre jueces y abogados, efectuaron arrestos y expulsiones de muchos miembros de las fuerzas armadas, de los grupos kemalistas e incluso altos cargos del Estado Mayor.

Después los reemplazaron por personas de su confianza y con ello fortalecieron su poder, tanto el AKP como Hizmet. No se limitaron sólo a infiltrar a las filas del ejército sino también en todas las instituciones del estado que fueron purgadas como la policía, los servicios de inteligencia y la burocracia.

Sin embargo, durante ese tiempo se produjeron desencuentros entre estos dos grupos y Erdogan decidió lanzar una campaña para expulsar a Hizmet de las instituciones del estado. Sin embargo, los gülenistas respondieron: sus miembros en el sistema judicial empezaron a lanzar investigaciones contra miembros del AKP y llevarlos a juicio incluyendo a varios ministros, sus familias e incluso contra el hijo de Erdogan; acusándole de corrupción y malversación de fondos públicos.

Esto fue un punto de inflexión, al que siguieron protestas populares que han marcado un periodo difícil para el AKP. Pero el partido de Erdogan ha conseguido imponer cambios legislativos que impulsaron reformas en las leyes sobre corrupción, neutralizando así los esfuerzos de los gülenistas a través del sistema judicial.

Evidentemente, Erdogan respondió a su vez atacando a los gülenistas directamente. Cerró sus escuelas de formación y preparación para los exámenes de selectividad. Y comenzó una guerra abierta entre estas dos facciones del poder, cada una atacando sin cuartel a la otra usando todo tipo de métodos.

Estas reformas tenían como objetivo el proteger a la burocracia del AKP y purgar las instituciones del estado de los gülenistas que las tenían infiltradas. Esta enorme operación tuvo duras consecuencias para los gülenistas. Durante un tiempo permanecieron pasivos, pero en un momento dado se dieron cuenta de que, gracias a su presencia en el estado, tenían a su disposición mucha información incluyendo los planes del gobierno para suprimirles completamente. Consecuentemente empezaron a planear un golpe.  

Adicionalmente, durante el final de Septiembre de 2016, estaba prevista una serie de sustituciones de altos cargos en las fuerzas armadas y los gülenistas predijeron que sus cargos afines serían expulsados del aparato militar. Por lo tanto, el tiempo corría en su contra a la hora de defender sus posiciones dentro del estado. Una hipótesis corroborada es que el golpe falló debido a una filtración que obligó a los líderes del golpe a adelantar la operación, actuando por ello sin toda la fuerza. La filtración pudo deberse a que las facciones del ejército que les apoyaban les retiraronel apoyo y alertaron al gobierno. El fallido golpe de estado dio al AKP la oportunidad perfecta para atacar a su vez a los gülenistas y comenzar una gran purga. Habiendo trabajado todos estos años juntos y formando ambos parte del estado profundo, el AKP tenía toda la información necesaria para no dejarse ni un cabo suelto.

Alrededor de 10.000 personas que estaban vinculadas con Hizmet han sido despedidas del sector público. Un estado de emergencia ha sido declarado y el gobierno ha sido capaz de operar sin necesidad del rendir cuentas ante el parlamento.

Por ahora sólo están atacando a los gülenistas pero están emergiendo declaraciones en el sentido de que pretenden castigar a todas las organizaciones a las que ellos se refieren como terroristas: militantes anarquistas revolucionarias, fuerzas socialista o kurdas.

D: ¿Qué consecuencias traerá el fallido golpe de estado para la situación kurda?

En Bakur [sureste del estado turco] han habido duros enfrentamientos estos últimos meses entre el gobierno y las fuerzas guerrilleras, aunque hayan podido ser algo menores en el periodo justo antes del golpe. Sin embargo, el gobierno ha declarado que continuará con su política de destrucción de las ciudades y aldeas kurdas. Las razones para este tipo de comportamiento son complejas: la estrategia de destrucción planeada para los espacios urbanos tiene como objetivo la reconstrucción de un espacio fácilmente manejable a nivel militar con calles más largas y anchas que faciliten el acceso de vehículos motorizados, pero existen también razones económicas: crear una economía de guerra y favorecer los procesos de apropiaciones de tierras. Después de la devastación de las aldeas y ciudades kurdas éstas tendrán que ser reconstruidas. Las personas que están comprando la tierra son figuras públicas relevantes, empresas de construcción públicas y privadas: constructores vinculados al AKP. De hecho los sectores principales que apoyan al partido en el gobierno son aquellos implicados en la reconstrucción, ya que además hay muchos constructores asociados al partido. Esta es una de las razones principales para la destrucción de ciudades y aldeas kurdas. No está claro que pasará exactamente, pero creemos que volverán a arrestar a los políticos kurdos, periodistas, abogados y activistas. El HDP ha expresado su oposición tanto al fallido golpe de estado como al estado de emergencia impuesto. Por ahora las fuerzas represivas están tratando con Gülen, pero el siguiente paso será probablemente atacar a la organización política kurda.

D: ¿Cuál es la situación de la izquierda kurda y qué influencia tienen los partidos marxistas leninistas que han dominado los movimientos sociales durante las últimas décadas?

Antes del golpe de estado de 1980 había un poderoso movimiento marxista-leninista y había una alta conflictividad sobretodo en lo laboral. Después del golpe y durante varios años nadie podía hacer nada debido a la fuerte represión. Durante los 90 los partidos se reorganizaron pero como muchos miembros habían sido arrestados o enviados al exilio tenían que reestructurase completamente de nuevo. Sin embargo, evidentemente la situación ha cambiado completamente desde los 70 cuando la extrema izquierda era hegemónica.

Durante toda la década de los 90, los mismo sindicatos se oponían a cualquier tipo de cambio y no tenían mucha actividad. Después del 2000 podemos ver como vuelven a operar en el terreno sindical para cambiar determinadas cuestiones. Los trabajadores se empezaron a organizar otra vez, como en los años previos al golpe de estado y las movilizaciones volvieron a emerger. Sin embargo, evidentemente las cosas en Turquía cambian muy deprisa, de un año para el otro. Por ejemplo en los 90 y los 2000 era posible que durante un año se llevasen a cabo huelgas y movilizaciones mientras que al siguiente era imposible por alguna reforma en las leyes que agudizaba la represión que después volvía a menguar, todo ello sucediendo a gran velocidad. Ahora los partidos M-L tienen cierta influencia pero menos si lo comparamos con el pasado, están especialmente activos en las zonas alevíes [rama heterodoxa del islam chií]. Algunos grupos se han radicalizado en las universidades, sin embargo no existen grandes organizaciones. La cuestión importante en Turquía es la guerra en curso: la guerra entre el estado y el pueblo kurdo, tanto en Turquía como en Siria con intervención turca. Por lo que los partidos m-l han tenido que actuar y desplegar sus fuerzas. La mayoría apoyan al HDP y los movimientos kurdos y muchos grupos m-l se solidarizan sin reservas con los kurdos.

D: ¿En qué situación se encuentra el movimiento anarquista en Turquía y en el Kurdistán?

En Turquía la ideología anarquista sólo se extendió a partir de finales de los 90. Había grupos pequeños publicando revistas y distribuyendo traducciones de publicaciones extranjeras. No había muchas organizaciones, sólo pequeños grupos sin coordinación. En el DAF empezamos a organizarnos a partir de 2007, con el objetivo de llevar a cabo actividades anarquistas en las zonas de Turquía, Kurdistán y en general alrededor de Oriente Medio. La idea era generar un ejemplo y una tradición anarquista. Actualmente estamos organizados sobretodo en Estambul y Amed, pero también tenemos actividad en algunas aldeas y ciudades más pequeñas. Somos conocidos y respetados incluso entre los grupos m-l. Durante nueve años hemos sido capaces de llevar a cabo muchas luchas anarquistas.

Nuestro papel en la solidaridad con la lucha kurda ha sido muy importante para nosotros ya que en un país en el que existe una guerra se debe, te guste o no, tomar una posición al respecto. Como anarquistas, hemos estado involucrados durante la revolución de Rojava y con los ataques del estado turco en Bakur.

Creemos que nuestra implicación con estos grupos políticos kurdos es importante porque nos permite reforzar las prácticas libertarias entre los miembros de estas organizaciones que antes no eran estrictamente libertarias.

D.: ¿Qué consecuencias tendrá el fallido golpe de estado sobre el movimiento anarquista y en general sobre los movimientos sociales?

Claramente el intento fallido de golpe de estado y el estado de emergencia es una gran amenaza para el movimiento anarquista. El estado puede llevar a cabo operaciones represivas contra cualquier oposición social, puede arrestar a activistas con mayor facilidad. En los últimos meses ha habido mucha represión especialmente contra los grupos kurdos, pero en el futuro habrá más represión contra todo el mundo y todos los movimientos políticos de oposición, esta represión está sin duda facilitada por el estado de emergencia.

D.: ¿Cómo afecta la actual ola represiva al movimiento anarquista? ¿Hay anarquistas presos?¿Es posible mantener contacto con ellos?¿Ha cambiado la situación después del golpe de estado fallido?

Actualmente hay presos anarquistas pero, hablando en general, no están en prisión por su militancia anarquista, aparte de los objetores de conciencia. Muchos de ellos se han vuelto anarquistas mientras estaban en la cárcel y muchos tienen experiencia previa a través de grupos socialistas o kurdos. Empezaron a contactarnos, así que empezamos a publicar artículos de estos prisioneros y ellos empezaron a organizarse. También hay presos veganos o vegetarianos de orientación anarquista que llevan a cabo acciones específicas para obtener comida de acuerdo con sus dietas y han desarrollado también huelgas de hambre para conseguir comida del exterior.

Habitualmente los presos políticos están bajo mucha presión en las prisiones pero al mismo tiempo están bien organizados. Tanto los revolucionarios de izquierdas como los presos kurdos que están organizados consiguen tener sus reuniones, formarse y practicar deporte. Evidentemente esto ha sido conseguido gracias a las luchas de los últimos años. Cuando un nuevo preso político llega a la prisión los presos organizados consiguen que sea ubicado cerca de los demás para poder estar en contacto y no dejarle solo.

Después del intento de golpe de estado fallido las cosas han cambiado. Es más difícil para los presos políticos el reunirse con su familia y sus abogados. Adicionalmente, las prisiones están sobrepobladas, con los problemas que ello conlleva. Por lo que existen problemas pero la organización de los presos políticos es fuerte y creo que serán capaces de superar estos problemas si existe el suficiente apoyo desde fuera.

D.: ¿Cuál es la situación de los grupos de derechas como los Lobos Grises y otros grupos religiosos? ¿Existen lazos entre estos grupos y el actual gobierno?

Partidos nacionalistas, como el MHP, están en el gobierno. El MHP es el cuarto partido más fuerte después del AKP, el CHP [partido kemalista] y el HDP. De hecho, tienen cuarenta parlamentarios. Sin embargo no son tan activos como lo eran en los 70 y en los 80 cuando llevaban a cabo acciones paramilitares en las calles. Ellos también han cambiado sus actitudes en relación al pasado pero comparten muchos rasgos del AKP, especialmente contra las organizaciones revolucionarias y los grupos kurdos. Incluso mantienen posiciones que el AKP considera poco nacionalistas, pero aun así gozan de su apoyo.

Después del intento de golpe de estado fallido tanto el MHP como el CHP han fortalecido su relación con el AKP. Erdogan y el AKP han invitado a estos partidos a que apoyen al gobierno para derrotar a Gülen. Estos partidos han demostrado ser muy radicales en cuanto a su apoyo al gobierno turco contra Hizmet.

En cuanto a la cuestión kurda el MHP exige ataques más duros contra los grupos kurdos. Sin embargo, están satisfechos en general con las acciones del AKP contra los kurdos.

Afirman nítidamente que el gobierno está adoptando las ideas tradicionalmente suyas en cuanto a la cuestión kurda: ataques a la población, masacres y destrucción de ciudades.

D.: En los últimos años hemos visto movilizaciones en el sector de la minería y el industrial. Desde Italia hemos observado las luchas que se producían en las fabricas de FIAT en Turquía, pero sabemos que existen otras luchas que han sido más extensas. ¿Cuál es la situación general de estas luchas? ¿Cuál ha sido vuestra participación en estos conflictos sindicales?

La mayoría de trabajadores están organizados a través de los sindicatos más importantes. Uno de los más importantes es el DISK, pero no es un sindicato radical. Las principales luchas en el lugar de trabajo en el ultimo período han sido en los sectores productivos. Estos tienen las peores condiciones de trabajo y existe una alta tasa de accidentes mortales, como en la minería, el textil (especialmente en la fabricación de vaqueros) y en el sector de la construcción. Por lo tanto las luchas están fundamentalmente dirigidas hacia esta cuestión, es decir, salvar vidas y no tanto para conseguir más derechos.

En el ultimo año estamos activos en el Sindicato de Trabajadores de la Construcción, un nuevo sindicato que no está federado con ningún otro sindicato como el DISK. Es un sindicato independiente, como el DAF y estamos muy implicados y activos en su organización. Este sindicato trabaja para tratar de llevar la voz de los trabajadores directamente. A pesar de ser un sindicato tan nuevo se ha convertido en una referencia bien conocida muy rápidamente porque adopta campañas de acción directa: paralización del trabajo en construcciones y manifestaciones en las sedes de las empresas de la construcción. Esta estrategia ha tenido éxito bastantes veces: se gana el conflicto en pocos días, a veces incluso sólo después de unas horas porque la producción es parada en seco y el daño económico que se causa a los empresarios es inmediato. En general, en Turquía existen organizaciones de trabajadores que están extendiendo la lucha para obtener mejoras económicas. Creemos que es motivador ver este nuevo tipo de sindicalismo surgir, que es mucho más radical que el practicado por los sindicatos grandes como el DISK. Muchos sindicatos pequeños están abrazando tácticas de acción directa y en general más radicales. Creo que en los próximos años habrán buenas oportunidades para el anarcosindicalismo y la intervención anarquista entre los trabajadores.

D.: Primero mencionaste que una de los fundamentos esenciales del AKP es el sector de la construcción. Por lo tanto ¿se puede decir que las luchas de los nuevos sindicatos a través de la acción directa en este sector perjudican directamente al gobierno? ¿Ha habido hasta el momento algún tipo de proceso represivo contra estos nuevos sindicatos?

En los atentados de Ankara perdimos a 5 compañeros que estaban muy activos a través de los sindicatos pero por ahora no han habido otras oleadas represivas.

El método de luchar paralizando el trabajo en las construcciones y protestando en frente de las oficinas ha sido claramente ventajoso: no sólo daña económicamente y de forma inmediata al empresario sino que también perjudica seriamente su imagen pública y la reputación de sus empresas, que es muy importante en nuestra sociedad. Más aún, como existen otros proyectos de construcciones en marcha incluso un sólo día de huelga implica una perdida de tiempo vital y los jefes prefieren hacer concesiones a los trabajadores en vez de pedir la intervención policial, la cual corre el riesgo de prender la mecha y que la huelga se extienda generando una mayor perdida económica a la empresa constructora.

Sin embargo, en algunos casos la policía ha intervenido duramente contra los trabajadores. Pero hasta el momento no podemos decir que haya habido una presión particularmente fuerte contra los sindicatos que organizan las campañas de acción directa.

D.: El antimilitarismo es una cuestión importante para el anarquismo. ¿Cómo habéis tratado este tema y qué actividades habéis llevado a cabo sobre ello?

En Turquía existe el servicio militar obligatorio y esta es una de las principales luchas que existen y en las que hay organizaciones antimilitares activas. Existe un movimiento bastante fuerte de objetores de conciencia, somos uno de los grupos más activos de este movimiento, y podemos decir que todos los anarquistas somos objetores y que estamos desarrollando una lucha contra el servicio militar obligatorio. Debido a esta perspectiva antimilitarista somos continuamente acusados por la opinión pública de instigar el odio, la sedición y la deserción. Muchos de nosotros hemos sido arrestados por no presentarnos al servicio militar. Tenemos un grupo, la Asociación por la Objeción de Conciencia, fundada en Estambul pero que tiene actividad por todo el país que da asistencia legal a aquellos que no quieren ir al ejército o a aquellos en el ejército que quieren salir. Una acción común para los objetores es el públicamente afirmar su oposición al servicio militar y al militarismo a través de una declaración de prensa o en declaraciones hechas en lugares públicos. Usualmente los objetores son arrestados pero estamos empezando a dar apoyo y asistencia legal, junto con otras campañas de solidaridad. Formamos parte de la organización internacional Resistencia contra la Guerra y el Consejo Europeo por la Objeción de Conciencia. Publicamos informes de nuestras actividades y de aquellas asociaciones con las que tenemos contactos internacionales, siempre tratamos de darle la máxima difusión posible.

D.: En los últimos años del gobierno del AKP hemos podido ver como la opresión contra las mujeres se ha incrementado. ¿Cómo trata este tema el movimiento anarquista? ¿Existen movimientos anarcofeministas?

En Turquía existe un movimiento feminista y hay mujeres anarquistas. Consideramos muy grave la tasa de asesinatos machistas de mujeres, por lo que hay campañas sobre el asunto. Evidentemente el gobierno del AKP, como muchos otros gobiernos, ataca a las mujeres. El AKP quiere que la mujer se quede en casa, sea madre y eduque a sus hijos para que sean soldados. Hay declaraciones explícitas tratando de promover estas actitudes. Se están desarrollando campañas del gobierno contra el aborto, que en este momento ha sido prohibido más allá de la décima semana, por lo que las mujeres están luchando por su derecho a abortar.

Las mujeres anarquistas y las luchas de las mujeres son una parte integral del movimiento y están tratando de crear sus propias organizaciones para poder llevar a cabo acciones independientes con una mayor definición anarquista.

 

Fecha de publicación del original 21 de septiembre de 2016

Texto extraído de Umanita Novà

Traducido del original por Pietro Casati

Traducido al castellano por Rojava Azadi Madrid

https://theorywithoutborders.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s