La inevitable confrontación entre Turquía y los kurdos sirios

Las preguntas rodean el repentino avance y retirada de Turquía de una ciudad kurda en el norte de Siria, pero es seguro que habrá más enfrentamientos.

En un movimiento repentino, realizado el 19 de octubre, la Operación Escudo del Éufrates, dirigida por Turquía, se dirigió a la ciudad de Tal Rifaat, al norte de Alepo, que se encontraba en manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) bajo dirección kurda, en lugar de dirigirse a apoderarse, según su plan original, de la ciudad de al-Bab, ocupada por el Estado islámico.

La ofensiva ocasionó docenas de bajas, mientras aviones de guerra y artillería turcos disparaban contra blancos kurdos. Este ataque fue suspendido más tarde, el 24 de octubre, con el fin de perseguir el objetivo original de capturar al-Bab.

Aunque se esperan enfrentamientos militares entre Turquía y los kurdos sirios, las razones exactas de estos repentinos cambios siguen siendo poco claras.

Alianzas y enemistades

La ofensiva de una coalición de grupos rebeldes sirios apoyados por tropas turcas, fue lanzada el 24 de agosto para tomar la ciudad fronteriza de Jarablus y obstaculizar los objetivos tanto del SDF como del ISIS en el norte de Siria.

Turquía está preocupada por que los avances de los combatientes kurdos sirios envalentonen a militantes kurdos en su propio sureste, donde ha estado luchando durante tres décadas contra una insurgencia liderada por el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

SYRIA-TURKEY-CONFLICT
Soldados turcos disparan desde un tanque M60 mejorado durante la lucha entre las SDF y los combatientes de Estado Islámico al norte de Alepo el 24 de octubre / AFP

Las claras intenciones del SDF de continuar su avance militar para conectar el cantón occidental de Afrin, controlado por los kurdos, con la región de Rojava (el nombre que los kurdos sirios han dado a las zonas del norte de Siria donde han tomado el control desde que comenzó la guerra) han jugado un papel crucial, obligando a Turquía a lanzar su primera operación militar terrestre en Siria.

Las autoridades turcas insisten en que las fuerzas kurdas deben retirarse inmediatamente al este del río Éufrates o se enfrentarán a más ataques de las tropas turcas.

Mientras tanto, Estados Unidos apoya tanto al SDF como a la coalición dirigida por Turquía, lo que ilustra las fallas de la política estadounidense sobre Siria, así como la complejidad de alianzas y enemistades en el país, donde muchos de los aliados de Estados Unidos están luchando entre sí.

La chispa

La tensión y la competitividad sobre el territorio condujeron a enfrentamientos militares previos entre los grupos respaldados por Turquía y las SDF en todo el norte de Siria.

El 27 de agosto, los rebeldes sirios anunciaron que habían tomado al ISIS y a las SDF varias aldeas al sur de Jarablus, lo que resultó en la muerte de cinco combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), así como de un Asayesh, la fuerza de seguridad interna kurda.

La ofensiva más reciente de Turquía, a diferencia de los enfrentamientos previos, no ha sido sólo una escalada para capturar áreas al ISIS. También tenía el claro objetivo de capturar la simbólica ciudad revolucionaria de Tal Rifaat de las manos de las SDF, que la había tomado a los grupos rebeldes a mediados de febrero de 2016.

Es importante destacar que esta escalada podría conducir a una confrontación total de Turquía y sus aliados rebeldes contra las SDF.

El ejército turco emitió una declaración en la que afirmaba que había bombardeado objetivos en tres aldeas recientemente capturadas al ISIS por las SDF, mientras avanzaba en dirección oriental hacia al-Bab, el último baluarte del ISIS en la zona rural de Alepo.

Asimismo, Mohammed Balkash, líder militar de Liwaa Ahrar Souria, que participa en la coalición liderada por Turquía, confirmó que los enfrentamientos comenzaron después de que las SDF capturaran estas aldeas. “La liberación de Tal Rifaat fue originalmente planeada como un objetivo a largo plazo de la ofensiva actual, mientras que liberar al-Bab era el objetivo inmediato”, dijo.

“Sin embargo, las SDF aprovecharon las rápidas derrotas del ISIS y capturaron una serie de aldeas que estábamos a punto de tomar y, como resultado, la lucha estalló entre nosotros. En respuesta, se mantuvo una reunión urgente dentro de la Operación Escudo del Éufrates, que derivó en la decisión, antes de lo previsto, de recuperar Tal Rifaat y las otras ciudades previamente capturadas por las SDF [de otros rebeldes]”.

Funcionarios kurdos, sin embargo, niegan que la ofensiva haya sido el resultado de enfrentamientos con la coalición liderada por los turcos. Ilham Ahmed, un alto funcionario kurdo sirio, ha declarado que Turquía está aprovechando que la atención de Estados Unidos se centra en sus propias elecciones presidenciales para hacer retroceder a los kurdos y avanzar en el norte de Siria.

Nawaf Khalil, ex portavoz del PYD y jefe del Centro de Estudios Estratégicos de Rojava, también ha afirmado que la ofensiva de Turquía es el resultado de un acuerdo entre Turquía y Rusia para debilitar a las fuerzas kurdo-sirias, tras el reciente acercamiento entre Moscú y Ankara. “Se ha producido un acuerdo entre Rusia y Turquía para golpear a los kurdos y destruir la insurgencia en Alepo”, ha declarado Khalil.

El amortiguador

Pero, ¿por qué el abrupto e inesperado final de la ofensiva?

El repentino cambio se produjo después de que el presidente turco anunciara el 22 de octubre que las fuerzas turcas presionarían sobre la ciudad de al-Bab, tomada por el ISIS.

Hay varias razones que podrían haber llevado, tanto individual como colectivamente, a esta decisión estratégica. El ataque dirigido por los turcos contra las SDF empujó al régimen sirio a amenazar con responder a la violación del espacio aéreo sirio por los aviones de guerra turcos y reducirlos con todos los medios disponibles. Sin embargo, los ataques continuaron durante unos días después de esta amenaza, anunciada el 20 de octubre.

El ataque pudo haberse detenido como resultado de un alto el fuego negociado por los Estados Unidos, aliado de las SDF como socio principal en la lucha contra el ISIS en Siria. Según ciertos informes, funcionarios kurdos presionaron a Estados Unidos para sofocar la ofensiva dirigida por los turcos contra las SDF, amenazando con suspender su participación en la lucha contra el ISIS.

“Se pidió a Estados Unidos que detuviera y asumiera una posición clara y directa respecto a esta agresión turca. De lo contrario, el proyecto de combatir el terrorismo podría demorarse o fracasar totalmente en Siria”, expuso Ahmed, funcionario kurdo. Estados Unidos fue capaz de negociar un alto el fuego entre Turquía y las SDF, cuando choques similares habían estallado en agosto.

Otra potencial razón: los grupos rebeldes que luchaban en la operación dirigida por Turquía tampoco tenían suficientes combatientes para capturar Tal Rifaat y avanzar hacia Al-Bab al mismo tiempo.

“Los grupos de las FSA que respaldan a Turquía no tienen suficiente personal para luchar en diferentes frentes. Incluso aunque fueran capaces de capturar Tal Rifaat, no habrían podido asegurarlo y tener suficientes recursos para avanzar hacia al-Bab. Al-Bab es menos problemático y más importante para sus objetivos a largo plazo,” ha indicado Mustafa Al-Abdullah, un activista en el norte de Alepo, en comentarios por WhatsApp.

KurdishWoman.Manbij.26Oct2016.AFP_.jpg
Una mujer kurdo-siria muestra el signo de la victoria durante el funeral de miembros de las SDF que murieron durante el asalto contra el ISIS en Manbij / AFP

Finalmente, las recientes rápidas victorias de la operación dirigida por los turcos y el actual ataque contra el ISIS en Mosul, Iraq, que preocupa al liderazgo del grupo, pueden haber influenciado a la Operación Escudo del Éufrates para dar prioridad a al-Bab.

Así pues, la coalición dirigida por los turcos ha atacado a las SDF para enviar un mensaje de advertencia de que se utilizaría la fuerza en caso de cualquier intento de avanzar desde Tal Rafaat hacia al-Bab con el fin de conectar el cantón occidental de Afrin, controlado por los kurdos, con la región de Rojava.

La frecuencia y la intensidad de los enfrentamientos parecen incrementarse a medida que Turquía y las SDF persiguen objetivos similares en el norte de Siria y entran en contacto a lo largo de líneas de frente compartidas. Esta escalada podría conducir a una confrontación total de Turquía y sus aliados rebeldes contra las SDF, lo que podría complicar aún más el conflicto sirio y obstaculizar la guerra contra el ISIS.

Mientras no haya un acuerdo sólido entre Turquía y los kurdos sirios sobre cómo coexistir, el enfrentamiento militar entre ellos se hace inevitable.

 

Fuente: Middle East Eye

Autor: Haid Haid

Fecha de publicación del original: 26/10/2016

Traducido por Rojava Azadi

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s