SADAT, la guardia revolucionaria de Erdogan

Por razones de seguridad, Vocal Europe decide publicar este artículo aplicando un código al nombre del autor, que es un oficial militar turco purgado que ejecuta la cuenta de twitter @purgedNATO.

Muchos afirman que Erdogan, remedando una página del manual de Jomeini y Gadafi, ha estado construyendo su propia guardia revolucionaria bajo el disfraz de una firma consultora de defensa: SADAT (http://www.sadat.com.tr/). Establecida oficialmente en febrero de 2012, en plena revolución árabe, SADAT fue creada por Adnan Tanrıverdi, un general de brigada en la reserva, que se vio obligado a retirarse del ejército turco en 1996, supuestamente por tener una mentalidad islámica radical y antisecular.

Según afirma en su página web, SADAT asegura ser “la primera y única empresa en Turquía que ofrece servicios de consultoría y entrenamiento militar en los sectores de la defensa internacional y de la seguridad interior”, y anuncia que facilita “guerra convencional y no convencional y operaciones militares especiales”, entrenamiento, así como su actuación como “mediador en el suministro de armas, equipos, vehículos, repuestos y explosivos”. La empresa y el conjunto de servicios descritos han sido objeto de atención en Turquía y en los círculos internacionales. Las actividades de SADAT fueron sacadas a la luz por primera vez en 2016 por un denunciante de twitter con más de 3 millones de seguidores @fuatavni, quien afirmaba que SADAT había sido establecido como un ejército secreto y había participado en la formación del ISIS con el apoyo de la Agencia de Inteligencia Turca (MIT). Asimismo, informaba que SADAT había cesado sus operaciones en Siria cuando las agencias de inteligencia occidentales se dieron cuenta de ello y entonces pasaron a dedicarse a entrenar a adolescentes de Centros Otomanos (Osmanlı Ocakları), estructura juvenil afiliada al AKP, para un eventual conflicto civil-militar futuro.

SADAT se hizo visible tras el fracaso del “proceso de paz” entre el Gobierno turco y las organizaciones kurdas, cuando se generalizaron los enfrentamientos urbanos entre las Fuerzas Armadas de Turquía y el PKK. Mientras se producían estos esfuerzos de las Fuerzas Armadas para tomar algunas ciudades, se afirmaba que una fuerza paramilitar estaba actuando fuera de la estructura de las propias Fuerzas Armadas, causando estragos. En un caso particular, se informó que 34 aldeanos de Lice fueron reunidos por una fuerza paramilitar y estaban a punto de ser quemados vivos cuando un oficial de las Fuerzas Armadas llegó e impidió el asesinato en masa (1). Las preguntas de los diputados kurdos sobre si eran ciertas las acusaciones de que se trataba de soldados de SADAT, no obtuvieron respuesta por parte del gobierno.

De hecho, ha habido algunos intentos de iniciar una investigación sobre SADAT a nivel parlamentario. Ya en septiembre de 2012, el diputado Ali Rıza OZTURK planteó 10 preguntas sobre los orígenes de SADAT y su supuesta implicación en la formación y equipamiento de grupos sirios dentro tanto de Siria como de Turquía (2). Una de las preguntas resultaba sorprendente, ya que tenía como objetivo entender si la negativa del gobierno a la solicitud de los parlamentarios para inspeccionar el campamento de HATAY se debía a las supuestas actividades de entrenamiento armado en dicho campamento. También trataba de investigar si el gobierno había hecho algún pago a SADAT a través de cuentas encubiertas. Las preguntas del diputado OZTURK fueron respondidas con dos frases negando todas las acusaciones (3). Un intento similar de iniciar una investigación resultó infructuoso cuando el diputado Fikri SAGLAR cuestionó el papel de SADAT y la participación del gobierno en sus actividades (4). SADAT declaró que no era una alternativa a las Fuerzas Armadas y que, si bien tenía capacidad para impartir formación en guerra no convencional, aún no había iniciado ninguna actividad de entrenamiento. SADAT también negó estar operando ningún campamento dentro o fuera de Turquía (5).

SADAT también fue referido en el informe aportado por Rusia a la ONU sobre la participación de Turquía en el terror en Siria, que fue retirado posteriormente. Algunas fuentes sostienen que SADAT participó en el reclutamiento de ciudadanos de países de Asia Central, transfiriéndolos y entrenándolos en Siria (6). Rusia señala que SADAT representa una fuerza paramilitar diseñada para desestabilizar países extranjeros. Esta declaración obtuvo eco en el partido de oposición turco CHP. La propia Rusia no es del todo ajena al enfoque del gobierno, o guerra híbrida. Sobre la base de la negación plausible, las fuerzas paramilitares pueden utilizarse para conformar el entorno operativo, influir en la esfera política y estar preparados para las opciones militares.

El papel de SADAT en el intento de golpe resulta muy controvertido. Durante la noche del golpe, muchos soldados que declaraban haber sido desplegados para realizar un simulacro, fueron golpeados o asesinados brutalmente por las turbas enojadas. Los soldados que se encontraban en el Puente del Bósforo fueron un ejemplo particularmente llamativo en el que los soldados se abstuvieron de usar armas contra civiles, pero fueron salvajemente golpeados o asesinados (uno decapitado). Hay afirmaciones de que miembros de SADAT provocaron la violencia. Los medios de comunicación social estaban llenos de fotos sangrientas de miembros de SADAT y organizaciones otomanas, así como videos de ellos disparando aparentemente de forma aleatoria. Michael Rubin afirmó en un artículo en Newsweek que “SADAT, que ha entrenado a paramilitares y fuerzas especiales, se está convirtiendo cada vez más en el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos de Erdogan. De hecho, SADAT parece haber estado detrás de gran parte del asesinato de civiles”. Los esfuerzos de SADAT por liderar y provocar a los partidarios del AKP son vistos como un rodaje de prueba para que Erdogan movilice un ejército paramilitar. Sin apoyo en las capas superiores del ejército, Erdogan parece estar construyendo un ejército para ser utilizado contra cualquier amenaza potencial de las propias Fuerzas Armadas. Este nuevo instrumento también sería útil en asaltos sin atribuir contra opositores políticos o para calmar los disturbios civiles cuando fuera necesario.

El nombre de SADAT volvió a aparecer en octubre de 2016 en el contexto de un motín y plan de fuga falsos en cárceles que albergaban presos políticos y críticos a Erdoğan. Los medios de comunicación social afirmaron ampliamente que los militantes de SADAT planeaban provocar una matanza en las cárceles con el pretexto de un plan de fuga orquestado, con el objetivo de matar a los implicados en el complot golpista, haciendo inútil cualquier intento de sacar a la luz las verdades tras el intento de golpe. El plan quedó posiblemente abortado debido a la exposición pública.

SADAT mantenía una asociación formal con el régimen después de que Erdogan lo nombrara Asesor Militar Jefe del Presidente poco después del intento de golpe de Estado. Ha sido una estrella en ascenso para Erdogan y podría hacerse cargo de las operaciones que requieren aprobación del MIT. El jefe superior del MIT, Hakan FIDAN, es uno de los candidatos para reemplazar a Erdogan en el futuro. Se presentó como candidato a diputado en marzo de 2015, pero se vio obligado a retirarse al expresar Erdogan su descontento públicamente. El Sr. Fidan ha disfrutado desde hace tiempo del apoyo de Erdogan, pero no está a salvo de sufrir la suerte de Davutoglu, que se vio obligado a dimitir cuando fue presentado como una posible alternativa a Erdogan.

Erdogan está allanando el camino para que SADAT adquiera más influencia en los círculos militares. El decreto número 678, de 22 de noviembre de 2016, introdujo un cambio en el sistema de reclutamiento militar, instaurando que “los oficiales y suboficiales retirados tienen la misión de involucrarse en el reclutamiento del personal militar y de cadetes en las Fuerzas Armadas turcas hasta 2020”. En efecto, el sistema de reclutamiento de las Fuerzas Armadas de Turquía ha sido rediseñado para permitir que un grupo radical remodele la milicia de abajo a arriba durante el régimen de Erdogan.

Erdogan está a punto de tomar todo el poder. Las Fuerzas Armadas estaban consideradas como el último bastión antes del intento sospechosamente fallido de golpe de Estado. Ahora que la mitad de los generales o bien han sido expulsados o se encuentran en prisión, junto con otros 7.000 empleados, Erdogan ha activado una guardia revolucionaria no oficial para prepararse para la próxima batalla. Cómo se las va a arreglar el grupo eurasiático Perincek para asegurar su recién descubierta prominencia en los escalones superiores de las Fuerzas Armadas, se desconoce. Pero hay una buena posibilidad de que pudiera significar un enfrentamiento entre las fuerzas paramilitares bajo SADAT y las Fuerzas Armadas regulares bajo el control del grupo Perincek.

http://haber.sol.org.tr/toplum/sadat‐devlet‐sessiz‐iktidar‐sessiz‐tsk‐sessiz‐karanlik‐bir‐ozel‐guvenlik‐orgutu‐161638 

http://www2.tbmm.gov.tr/d24/7/7‐10381s.pdf

http://www2.tbmm.gov.tr/d24/7/7‐10381sgc.pdf

http://www.diken.com.tr/chpli-saglarin-sorularina-basbakandan-degil-sadattan-yanit-geldi-bugune-dek-egitim-vermedik/

5  http://t24.com.tr/haber/sadat-gayri-nizami-harp-egitimi-veririz,355954 

http://halkinkurtulusu.net/?p=8547

Fuente: Vocal Europe

Autoría: @purgedNATO

Fecha de publicación del original: 31/01/2017

Traducido por Rojava Azadî

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s