Turquía se desliza hacia la dictadura

Recep Tayyip Erdogan está llevando a cabo la más dura represión en décadas. Occidente no debe abandonar a Turquía

20170415_LDD001_0

Turquía importa no sólo por su tamaño, sino también como un símbolo de las fuerzas políticas que conforman el mundo. Durante siglos fue la sede de un gran imperio. Hoy, como estado fronterizo, debe hacer frente a la violencia que emana de la Siria devastada por la guerra; es un caso de prueba de si la democracia puede reconciliarse con el Islam político; y debe navegar entre el liberalismo occidental y el nacionalismo autoritario representado por Rusia. En los últimos años, bajo la dirección de Recep Tayyip Erdogan, Turquía ha retrocedido. Este fin de semana puede empezar a enderezarse.

El 16 de abril, los turcos votarán en un referéndum si abandonan su sistema parlamentario por una presidencia ejecutiva. Un Sí es posible, pero está lejos de darse por seguro. No hay nada malo en un Presidente fuerte, pero la nueva constitución de Turquía va demasiado lejos. El país terminaría con un sultán del siglo XXI mínimamente frenado por el Parlamento. Un Sí condenaría a Turquía a la dictadura del Presidente Erdogan. Un No puede hacer que los turcos lo frenen.

Figura autoritaria

Después de que Erdogan llegara al poder en 2003, él y su partido AKP hicieron mucho positivo. Alentado por el FMI, domó la inflación y dio paso al crecimiento económico. Animado por la UE, abordó la camarilla de oficiales y burócratas militares en el “estado profundo”, fortaleció las libertades civiles y habló de paz con los kurdos. También habló a favor de los conservadores religiosos de la clase obrera, que habían estado fuera del poder durante décadas.

Pero hoy Turquía está acosada por los problemas. A la sombra de la guerra civil siria, los yihadistas y los militantes kurdos están librando campañas contra el Estado. El verano pasado el ejército intentó un golpe, probablemente organizado por los partidarios de un clérigo estadounidense, Fethullah Gulen, que había penetrado la burocracia, el poder judicial y el ejército por decenas de miles. La economía, antes una fortaleza, está creciendo lentamente, plagada por el amiguismo, la mala gestión y el colapso del turismo.

El Sr. Erdogan sostiene que, para poner enderezar la situación, Turquía necesita una nueva constitución que genere estabilidad política. Dice que solamente un Presidente fuerte puede galvanizar el estado y terminar con sus enemigos. Naturalmente, está hablando de sí mismo.

La nueva Constitución encarna la “democracia iliberal” de nacionalistas como Viktor Orban de Hungría y Vladimir Putin de Rusia, a quien el Sr. Erdogan se le compara cada vez más. Según este punto de vista, los vencedores en las elecciones asumen todo, las restricciones son obstáculos para un gobierno fuerte y el partido gobernante tiene el derecho de subvertir las instituciones, como el poder judicial y la prensa.

Sin embargo, esta clase de estabilidad es hueca. Las democracias más exitosas se basan en la separación de poderes y refrenan a los gobiernos. La idea rectora de la constitución estadounidense es impedir que los presidentes actúen como si fueran monarcas, marcando controles y equilibrios. Incluso el primer ministro británico, sin verse obligado por una constitución escrita, tiene que someterse a los tribunales, una prensa despiadada y una sesión semanal en el Parlamento, transmitida en directo.

Turquía está especialmente mal adaptada para un gobierno ganador-toma-todo. Se divide entre ciudadanos laicos, religiosos y nacionalistas, así como turcos, kurdos, alevis y algunos griegos, armenios y judíos. Si la mayoría religiosa y los conservadores tratan de excluir a todos los demás, de la misma manera en que fueron excluidos [en el pasado], Turquía nunca será estable.

Pero el argumento más importante contra la política mayoritaria es el propio Erdogan. Desde el fallido golpe de estado, ha estado gobernando bajo un estado de emergencia que demuestra cuán cruelmente se puede abusar del poder.

El Estado tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos, especialmente ante la violencia política. Pero el Sr. Erdogan ha ido mucho más allá de lo razonable. Aproximadamente 50.000 personas han sido arrestadas; 100.000 más han sido despedidas. Sólo una fracción de ellas estaban involucradas en el golpe. Cualquier persona que el Sr. Erdogan ve como una amenaza es vulnerable: la gente común que fue a una escuela gulenista o ahorró con un banco gulenista; académicos, periodistas y políticos que traicionan cualquier simpatía por la causa kurda; cualquiera, incluidos los niños, que se burle del presidente en las redes sociales. Cualquiera que sea el resultado del 16 de abril, el Sr. Erdogan seguirá al cargo, libre de usar y de abusar de sus poderes de emergencia.

Durante la campaña acusó a los alemanes y holandeses de “prácticas nazis” por impedir que sus ministros se lanzaran a recoger votos de expatriados. Voces de la UE quieren suspender las negociaciones de adhesión, que en cualquier caso están moribundas. En poco tiempo, las conversaciones pueden incluso convertirse en sanciones. Algunos en Occidente señalarían a la experiencia de Turquía para afirmar que el Islam y la democracia no pueden coexistir. Pero renunciar a esa idea sería renunciar a la propia Turquía.

El problema no es tanto con el Islam político, muchos miembros del AKP y los votantes están incómodos con la nueva constitución. Es con el Sr. Erdogan y su círculo íntimo. Aunque es un hombre religioso, es más bien visto como un autoritario anticuado que como un islamista de nuevo estilo. La distinción es importante porque el AKP, o un partido islámico como éste, está obligado a aparecer en la democracia de Turquía. El Sr. Erdogan, sin embargo, un día saldrá del escenario, llevándose consigo sus instintos autoritarios.

Mantenerla cerca

Por lo tanto, el mundo exterior no debe renunciar a Turquía, sino ser paciente. En parte, por interés propio. Como miembro de la OTAN y potencia regional, Turquía es demasiado importante para ir a la deriva. Jugará un papel vital en cualquier paz en Siria. Conducirlo a los brazos de Rusia no tiene sentido. Turquía también ha sido un conducto para los refugiados en la UE, así como es vital para controlar su entrada. La situación de los refugiados está cambiando: la UE tendrá que seguir hablando con Turquía sobre cómo hacer frente a la inestabilidad resultante.

El compromiso es también en interés de Turquía. La UE es su principal socio comercial. El contacto con él fortalece a los turcos occidentales que probablemente serán la oposición más poderosa de Erdogan. Ser miembro de la OTAN puede moderar a la próxima generación de oficiales en sus fuerzas armadas. Aunque Turquía no se unirá a la UE en muchos años, si es que lo hace alguna vez, una UE menos rígida, con varias clases de países miembros o asociados, podría algún día encontrar espacio para ella.

Turquía seguirá siendo fundamental después del 16 de abril. Si el Sr. Erdogan pierde, Turquía será un aliado difícil con un futuro difícil. Pero si gana, podrá gobernar como un dictador electo.

Publicado en: The Economist

Fecha de publicación original: 13/04/2016

Traducido por Rojava Azadi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s