Hacia la Contra-Hegemonía: La opción cooperativa para sostener y reconstruir Rojava

Por Alexander Kolokotronis. Publicado originalmente el 16/07/2016 en Grassroots Economic Organizing

ica_pic_rojava
Delegados de la Alianza Cooperativa Internacional llevan a cabo una acción en apoyo a las cooperativas en el Kurdistán de Turquía y Siria.

En medio de la embestida del Daesh (también conocido como ISIS o ISIL) y la amplia cobertura mediática sobre los refugiados que entran en Europa, hay un gran evento que sigue siendo tremendamente infravalorado. Esta escasez de información se ha producido tanto entre los medios de comunicación corporativos como los de la izquierda occidental. El giro de los acontecimientos que se está produciendo en una región de Siria se conoce más comúnmente como ‘la revolución de Rojava’. Interiormente, y debido a este silencio, hay muy poco discurso sobre cómo la izquierda puede ofrecer solidaridad de masas y apoyo. Además, la necesidad de solidaridad y apoyo sólo se ve reforzada por el hecho de que la revolución se ha extendido de manera desigual a Turquía. Además, con la expulsión de Daesh de zonas de Siria septentrional, muchos en Rojava han vuelto sus ojos hacia la reconstrucción. Sin embargo, como ha demostrado La Doctrina del Shock de Naomi Klein, los esfuerzos de reconstrucción y reurbanización, en cualquier parte del mundo, pueden fácilmente adquirir un carácter neoliberal.

Mientras que la Izquierda internacional más amplia está significativamente fragmentada, proporcionar una solidaridad y un apoyo de masas efectivos es -aun en teoría- difícil. Sin embargo, hay una opción. Esta opción es lo que llamaré “la Opción Cooperativa”. En este sentido, este artículo constituye una respuesta al texto del anarquista kurdo Zaher Baher. Antes de discutir la Opción Cooperativa, es importante describir brevemente lo que está ocurriendo exactamente en Rojava (Kurdistán Occidental), especialmente teniendo en cuenta la mencionada falta de cobertura.

Breve descripción de la revolución de Rojava

Como he escrito en artículos anteriores [i] [ii], la Revolución de Rojava ha dado lugar a una matriz de instituciones que operan de acuerdo con la democracia participativa y la autogestión económica. Esta política está siendo construida en una parte de Siria del Norte (a menudo conocida como Kurdistán Occidental o Rojava -occidente, en kurdo-).

Durante su encarcelamiento, Abdullah Öcalan y varias organizaciones kurdas han sido cada vez más influenciados por el eco-anarquista Murray Bookchin, así como por académicos como Immanuel Wallerstein y Michel Foucault. Al apartarse de sus raíces marxistas-leninistas, el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) también se ha vuelto más hacia prácticas comunales preexistentes. Como resultado, la Revolución de Rojava -y la lucha creciente- ha asumido un carácter explícitamente feminista, anticapitalista y antiestatal.

Muchos en la región ven su modelo como una alternativa al sistema del estado-nación. Con sus raíces ideológicas en el pensamiento de Öcalan, este modelo se conoce como Confederalismo Democrático y Autonomía Democrática. Específicamente, la Autonomía Democrática se refiere a localidades y municipios que funcionan de acuerdo a la democracia participativa directa. El Confederalismo Democrático se refiere a la estructura de delegados efectivos que permite la coordinación entre localidades y municipios. En otras palabras, la estructura de gobierno de Rojava se basa en gran medida en instituciones con democracia asamblearia y democracia de consejo. Las asambleas, consejos y comités se encuentran a nivel de barrio, distrito y municipio, con una confederación de los tres cantones de Rojava. Por esta razón, el sistema de Rojava también es referido a menudo como “Auto-Administración Democrática” (DSA).

Económicamente, la Revolución de Rojava ha sido ostensiblemente tan igual a la tarea de democratización. Este sistema económico se compone de varios tipos de cooperativas, que van desde la autogestión de los trabajadores a diferentes tipos de empresas con múltiples partes interesadas. Algunas de estas cooperativas han sido constituidas por mujeres, muchas de las cuales nunca habían trabajado fuera del hogar. [Iii]

Además de económicamente, las mujeres han luchado de otras maneras contra el patriarcado. Esto puede verse tanto política como militarmente. En el plano militar, las mujeres han formado sus propias unidades armadas bajo el paraguas de las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ). Más allá de las YPJ, la estructura militar más amplia de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se ha democratizado con unidades militares que eligen a sus oficiales. [iv] Basándose en una visita a Rojava, David Graeber ha informado incluso que se ha establecido un esquema de talleres de resolución de conflictos y formación, con el objetivo a largo plazo de “dar a todos en el país seis semanas de entrenamiento policial, para que en última instancia se pueda eliminar a la policía”. De esta manera, la naturaleza radicalmente democrática -e incluso anarquista- de la Revolución de Rojava queda demostrada mejor con el objetivo de perpetuar la descentralización y democratización de los medios de coerción hasta el punto de impedir cualquier potencial monopolio de los mismos.

También se ha fortalecido a las mujeres mediante un mayor acceso a la educación y una mayor organización en torno a cuestiones de género. Sin embargo, lo más notable es que la paridad de género se ha codificado en la estructura de gobierno de las asambleas y consejos de Rojava. Por ejemplo, la mayoría de los consejos y asambleas deben cumplir con una cuota de paridad de género. En los consejos esto se traduce en el 40% de los puestos ocupados por mujeres, y en las asambleas es un requisito que el 40% de los asistentes sean mujeres. También hay consejos y asambleas de mujeres, que tienen poder de veto sobre los consejos generales y las asambleas. También debe señalarse que existe un énfasis mayor en el pluralismo cultural y étnico en las instituciones de Rojava e incluso en su constitución. [v]

Con la formación social de Rojava basada en la autogestión económica y la autonomía política a través de las asambleas y los consejos efectivos, se puede decir que el carácter de la revolución encaja en la tradición socialista libertaria más amplia.

La revolución se derrama en Turquía

Esta orientación socialista libertaria se puede encontrar incluso en el Partido Democrático del Pueblo (HDP), que obtuvo más del 13 por ciento de los votos en las elecciones generales turcas del 7 de junio [2015]. En un discurso del copresidente del HDP, Selahattin Demitras, se declaró: “Creemos que el mejor gobierno es el menor gobierno. Nuestro objetivo es hacer que el Estado sea más pequeño y crear un sistema donde prevalezcan la democracia y los derechos de los ciudadanos”. [vi] Demitras continuó con una llamada a la democracia radical, prometiendo que el HDP “establecerá asambleas de mujeres, jóvenes, personas con minusvalías, grupos religiosos, grupos culturales y étnicos, agricultores, trabajadores y empleados”.

Las tensiones aumentaron en Turquía con el ascenso del HDP pasando el umbral mínimo del 10% para ocupar escaños en el Parlamento turco. Lograr el 13% de los votos otorgó al HDP 80 de los 550 escaños en el Parlamento turco. Esta victoria impidió efectivamente al Partido de la Justicia y el Desarrollo de Recep Tayyip Erdogan (AKP) cualquier posibilidad de alterar unilateralmente la constitución por un sistema presidencialista, otorgando así más poder al propio Erdogan.

Más allá de una ruptura étnica en el Parlamento, la victoria electoral del HDP también supuso una ruptura en la representación de género y sexualidad. Treinta y uno de los ochenta miembros del parlamento del HDP habrían de ser mujeres, incluso con un parlamentario que sería el primer diputado abiertamente gay de la historia turca. El electorado del HDP rompió aún más el panorama político turco en el sentido de que “reconoce abiertamente el genocidio armenio, la lucha por los derechos de las personas LGBT, promueve el uso de las lenguas minoritarias y tiene un programa político que destaca la necesidad de descentralización, democracia horizontal y autonomía local”. [vii]

Las tensiones en Turquía, derivadas, en parte, de una revolución junto a su frontera y las victorias electorales de la izquierda llegaron a un punto de ebullición en Suruç, que es una ciudad en Turquía que limita con Kobanî en Rojava. [viii] Lo que ocurrió el 20 de julio de 2015 ha llegado a llamarse la Masacre de Suruç. En la Masacre de Suruç, 33 personas murieron y 104 resultaron heridas. La mayoría de las víctimas eran parte de un contingente de 300 miembros de la Federación de Asociaciones de Juventudes Socialistas (SGDF). Este contingente se encontraba en camino para ayudar en los esfuerzos de reconstrucción de Kobani.

El resultado fue una represalia por parte del PKK, que consistió en asesinar a dos policías turcos. Junto con el anuncio de una campaña contra Daesh, el gobierno turco detuvo inmediatamente a cientos de activistas kurdos y militantes de extrema izquierda, detenciones que continúan hasta hoy. Desde entonces, en lugar de atacar a Daesh, el gobierno turco ha bombardeado en gran parte los enclaves del PKK en Turquía e Irak, e incluso ha golpeado en Rojava.

Todo esto se ha visto agravado por la masacre de Ankara, que tuvo lugar el 10 de octubre de 2015. En los atentados, más de 100 personas murieron y 400 resultaron heridas durante una gran manifestación de un conjunto de grupos de izquierda. Algunos han cuestionado el papel del gobierno turco en el ataque, ya sea en términos de seguridad laxa para los manifestantes o de participación directa. Los comentarios del primer ministro turco, Ahmet Davutoğlu, sólo han aumentado tales sospechas, con su declaración de que “tenemos una lista de terroristas suicidas. Pero no se nos permite arrestarlos antes de que entren en acción”. [ix] La afirmación de Davutoğlu resulta absurda para muchos kurdos y miembros de la izquierda turca que han visto a sus compañeros detenidos y encarcelados simplemente por su identidad étnica o sus tendencias ideológicas.

La respuesta de las bases ha sido una ola de declaraciones de autogobierno municipal en varias ciudades por toda Turquía. Gran parte de esto ha sido posible gracias al papel de las mujeres y los jóvenes. Sin embargo, el gobierno turco ha respondido con una violenta represión.

Apoyo y reconstrucción de Rojava: la Opción Cooperativa

Como cualquier región devastada por la guerra, Rojava necesita apoyo e inversión. La pregunta a la que me referiré ahora es cómo -en términos generales- puede hacerse esto sin la inserción neoliberal y la cooptación. Cuando se habla de (re)construcción y desarrollo, a menudo se piensa en las corporaciones multinacionales que se arrastran y se introducen -a menudo con apoyo estatal-. Esta movilización neoliberal es propicia para implantar y fortalecer el modo de producción capitalista y las jerarquías sociales que la acompañan.

En un artículo publicado el 3 de junio [x], Zaher Baher, un anarquista kurdo, también advierte contra ese giro de los acontecimientos. Baher identifica tres posibles vías -he dado nombre a cada uno de esas vías- en la reconstrucción de Kobanî:

(1) La Vía Neoliberal: las corporaciones y las instituciones financieras capitalistas hegemónicas como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional se involucran en la reconstrucción de Kobani para introducirse aún más en la más amplia región autónoma de Rojava.

(2) La Vía de la Solidaridad: el reclutamiento “del apoyo internacional y la solidaridad de los izquierdistas, comunistas, sindicalistas, socialistas, anarquistas y libertarios”. Baher ve esto como “la única manera de que Kobanî pueda reconstruirse sólidamente y evitar la influencia de las grandes corporaciones”.

(3) La Vía Humanitaria No-Intervencionista: proveer recursos a Rojava, pero dejar que los habitantes de Rojava tengan pleno poder sobre cómo utilizarlos.

El respaldo de Baher a la segunda opción es ciertamente una con la que muchos de la izquierda estarían de acuerdo. Sin embargo, resulta desafortunadamente vaga. Sin embargo, las brigadas internacionales que acuden a prestar asistencia a los que se encuentran en Rojava son y han sido un medio de asistencia, pero probablemente no estén a la altura de reconstruir toda una región ni sean aptas para formar conexiones y asociaciones transnacionales materiales a largo plazo. El desarrollo autodirigido requerirá más que las donaciones agrupadas de una pequeña colección de pequeños grupos de izquierda.

Hay una cuarta opción, que se puede combinar o integrar con la Vía Solidaria: la Vía Cooperativa Internacional o la Opción Cooperativa. Aunque es probable que se necesite algún tipo de inversión externa en la región, y hablando de una “economía abierta” [xi], la apertura de Rojava a los auspicios y dictados del capitalismo global derrotaría a la revolución. La alternativa es el compromiso con y por el movimiento cooperativo internacional. Potencialmente, las cooperativas constituyen una fuente de poder material para los movimientos de izquierda. En lugar de ser una línea de defensa contra el capital, las cooperativas pueden servir como arma contra él.

Me he referido al grado en que la autogestión de los trabajadores se está arraigándo en Rojava. Esto incluye desde talleres textiles hasta producción de petróleo. En Una pequeña llave puede abrir una gran puerta se recogen incluso informes que indican que Rojava está orientando su economía lejos de la propiedad privada y hacia los derechos de propiedad en usufructo. Baher también señala que hasta un 40 por ciento de las empresas es autogestionado en regiones clave del Kurdistán del Norte, aunque este número probablemente ha variado en los últimos meses.

Como ilustra un artículo de Pasewan, la autogestión económica es un elemento esencial de la Revolución de Rojava [xii]. Éste consiste en cooperativas agrícolas, cooperativas de invernaderos, cooperativas industriales, cooperativas de ganaderos y comunas de aldeas. Según Pasewan, las cooperativas de tamaño pequeño y mediano incluyen: una “cooperativa de mercado público con 240 miembros, una cooperativa de cables eléctricos, una cooperativa de tostado de semillas y pistachos, una cooperativa de generadores, una cooperativa de embotellado de agua mineral con 992 miembros, una cooperativa de aceites con 1.250 miembros, una cooperativa de estaciones de combustible con 100 miembros y una cooperativa de construcción de bienes raíces con 124 miembros”.

El artículo de Pasewan también detalla la estructura organizativa de las cooperativas de Rojava. En el diseño de las cooperativas se incorporan diversos mecanismos para evitar la potencial concentración de poder. Esto incluye permitir una representación limitada de cada familia en el consejo y la dirección, así como la rotación obligatoria del liderazgo por medio de plazos de tiempo limitados.

El movimiento cooperativo internacional puede tener mucho que ofrecer a Rojava. Según un documento de la Alianza Cooperativa Internacional (ICA) de abril de 2015 [xiii], las trescientas cooperativas más grandes tienen un ingreso anual combinado de 2,2 billones de USD. El documento señala que esto es equivalente al PIB de Brasil. Por lo tanto, no sería coherente afirmar que el movimiento cooperativo internacional no tiene nada que ofrecer a Rojava.

¿Por qué debería Rojava ser de interés y estar en la agenda del movimiento cooperativo internacional? Por un lado, Rojava se está formando cada vez más por empresas económicas basadas en la autogestión. Para el movimiento cooperativo internacional, la Revolución de Rojava es una oportunidad para arraigar y madurar un sistema de autogestión de los trabajadores, por no hablar de otras formas de autogestión económica.

Si el cambio de sistema está realmente en marcha en Rojava, sería simplemente un error para el movimiento cooperativo internacional ignorar la posibilidad de crear una economía basada en cooperativas sostenibles. Después de todo, el objetivo para muchos en el movimiento cooperativo, como es mi caso, es promulgar un cambio en lo que constituye el modo de producción dominante. Es decir, muchos buscan promulgar un cambio de una economía dominada por el modo de producción capitalista a la de un modo de producción socialista autogestionado.

El fomento y la apertura de cadenas de suministro alternativas (es decir, la creación de redes económicas transnacionales entre instituciones nominalmente post-capitalistas) podrían ser vitales para impulsar el cambio de sistemas a nivel mundial. Con Rojava llevando a cabo lo que puede ser una economía casi autogestionada (o al menos con el potencial inmediato para tal), Rojava puede servir como un nodo fundamental en la lucha para acabar con el capitalismo global.

Como mínimo, para aquéllos en el movimiento cooperativo no tan vigilantemente anti-capitalista, Rojava es un sitio en el que el modelo cooperativo está siendo escalado y ampliado. Con una economía autogestionada, Rojava no es un mero sitio al que proporcionar ayuda, sino uno en el que las cooperativas de todo el mundo pueden establecer relaciones económicas mutuamente favorables. Esto podría generar un precedente para la creación de circuitos globales anticapitalistas y post-capitalistas del poder económico mediante la construcción de un poder cooperativo. Además, la construcción del poder cooperativo puede estar ligada al sustento y la expansión de una revolución genuina, ya se produzca de forma gradual o más rápida.

No sólo contiene Rojava una población de dos a tres millones de personas. Su economía cooperativa está imbricada con un sistema político de autogobierno a diversas escalas. Las instituciones democráticas participativas se ven en todas partes, desde el nivel de barrio hasta el de toda la región. Además, para reiterar, el carácter democrático de Rojava puede encontrarse en otros ámbitos: desde la configuración democrática de las Unidades de Protección del Pueblo hasta las asambleas exclusivas de mujeres que se cubren todo el paisaje, y que también están presentes en los diversos niveles de gobierno. También se mencionan con frecuencia las formas pedagógicas horizontales que se utilizan en el aula, incluso a nivel universitario.

La solidaridad se está mostrando a nivel internacional. Un ejemplo de ello es Rojava Solidarity NYC, una organización anarquista radicada en Nueva York. Una de las iniciativas de Rojava Solidarity NYC ha sido enviar constantemente literatura de todo tipo a la Academia de Ciencias Sociales de Mesopotamia, una universidad ubicada en el cantón de Cizîrê en Rojava. Si los pequeños colectivos pueden mostrar solidaridad y proporcionar ayuda material, no hay razón para que el movimiento cooperativo internacional no lo haga, especialmente teniendo en cuenta las razones expuestas anteriormente.

Además, el movimiento cooperativo internacional puede proporcionar apoyo logístico -cuando sea necesario- con la creación de cooperativas individuales, federaciones locales de cooperativas y cooperativas de cooperativas. El movimiento cooperativo internacional también puede aprender de Rojava. Esto podría comenzar con la desmitificación del desarrollo de las cooperativas en la región.

También hay razones para que los de la extrema izquierda -tanto dentro como fuera del movimiento cooperativo- presionen para conectar el movimiento cooperativo internacional a Rojava y la lucha más amplia en la región. Una es la preservación y la expansión esperanzadora de la revolución. Otra es posiblemente radicalizar aún más el propio movimiento cooperativo internacional. Esto no significa necesariamente radicalizar a los individuos. Significa impulsar y desarrollar la capacidad del movimiento cooperativo internacional para convertirse en un actor anticapitalista, un actor para la liberación plena. Haciendo conexiones firmes con las de Rojava, el movimiento cooperativo internacional puede convertirse en una fuerza contra hegemónica que presione más activamente a las formaciones sociales que trascienden el capitalismo.

La tercera razón es abrir un discurso serio, pero evidentemente cada vez más relevante, sobre la creación y el mantenimiento de instituciones alternativas basadas en la autogestión y el autogobierno. Esto significa no sólo fijarse en la plétora de -a veces utópicos- textos y estudios disponibles sobre tales temas. También significa volver a las lecciones de otros intentos de articular materialmente los sistemas de gobernanza participativa y de autogestión de los trabajadores y aprovecharlos. Esto significa mirar la Cataluña de 1936, así como el sistema de casi cuatro decenios del siglo XX de autogestión de los trabajadores en Yugoslavia.

Mientras que Rojava, como cualquier otro lugar, posee su propio contexto único, esto no impide el estudio y la utilización de las lecciones de la revolución española y del sistema yugoslavo, especialmente porque ambos intentos de algo post-capitalista fueron derrotados por actores externos con limitaciones internas adicionales. Se pueden extraer lecciones o al menos formular más firmemente preguntas sobre la configuración interna del sistema, así como sobre las relaciones entre regiones individuales -como Rojava- y las instituciones capitalistas mundiales y las estructuras de poder. Además, se puede abrir un discurso serio y generalizado no sólo para la creación de instituciones individuales autogestionadas, sino para crear y diseñar sistemas completos constituidos por tales. En otras palabras, existe la oportunidad de abrir la discusión sobre la democratización macroeconómica, y no simplemente microeconómica. Con la Revolución de Rojava avanzando, el análisis y los estudios sobre los sistemas post-capitalistas son más necesarios que nunca. Así, las enseñanzas extraídas de la revolución española y del sistema yugoslavo, como otros textos y escritos sobre estas cuestiones a nivel de sistema, son relevantes para los asuntos que nos ocupan.

Huelga decir que la infraestructura está lista para que el movimiento cooperativo internacional entre de inmediato en relaciones estrechas con Rojava. Sin embargo, teniendo en cuenta los recursos financieros nominales y los años de experiencia a disposición del movimiento cooperativo internacional, la conexión entre el movimiento más amplio y Rojava es una perspectiva que vale la pena explorar. Incluso si la infraestructura no existiera actualmente para conectarse con Rojava, los recursos acumulados solamente por las cooperativas de alto nivel son enormes y, por tanto, podrían utilizarse para crear dicha infraestructura. Se necesita mucho apoyo para revertir el embargo de Turquía sobre Rojava y hay una profunda necesidad de abrir la frontera para que comience una cierta apariencia de comercio internacional. El movimiento cooperativo internacional tiene el poder de aportar luz significativa a este tema. La apertura de la frontera sería en sí una gran victoria.

Una creciente cantidad de personas en el movimiento cooperativo reconocen la necesidad de apoyar a Rojava. A mediados de noviembre de 2015, numerosos cooperativistas organizaron una acción en la Conferencia Mundial y Asamblea General 2015 de la Alianza Cooperativa Internacional (ICA) en Antalya, Turquía. Como señala la Declaración de Solidaridad de los Delegados de la ACI con las Cooperativas de Base de Turquía y Siria: “Como grupo de cooperativistas de los sectores de trabajadores, finanzas, informática, alimentación y juventud, hemos dado la espalda al Ministro turco de Aduanas y Comercio, Hayati Yazici (que actuaba como representante oficial del Presidente Erdoğan) durante la sesión plenaria de apertura de la Conferencia ICA. Hemos presentado cuatro pancartas que muestran nuestro apoyo a las cooperativas de base turcas y kurdas: “Solidaridad con las cooperativas de Rojava”, “Cooperación con el pueblo kurdo”, “Cooperación, no represión” y “Cooperación, no coacción”. [xiv]

Si el movimiento cooperativo internacional está a la altura de sus valores de interés por la comunidad, la cooperación entre cooperativas, la autonomía y la independencia, así como la educación, la formación y la información, entonces hay mucho más que el movimiento cooperativo internacional puede y debe hacer para brindar una ayuda y un apoyo serios: respaldar uno de los mayores experimentos de economía democrática y socialista radical.

Alexander Kolokotronis es el Coordinador Estudiantil de la Red de Cooperativas de Trabajadores de NYC, fundador de la Organización Estudiantil para Alternativas Democráticas, y, previamente, Asistente de Desarrollo de Trabajadores Cooperativos en “Make the Road New York”. Ha publicado sobre temas que van desde cooperativas de trabajadores, presupuestos participativos y la Revolución de Rojava para medios como ‘Nueva Política’, ‘Truthout’, ‘Counterpunch’, ‘Kurdish Question’ y ‘Grassroots Economic Organizing’. En el otoño comenzará un programa de doctorado en ciencias políticas en la Universidad de Yale.

[i] Para una visión completa de la Revolución de Rojava, véase Alexander Kolokotronis, “The No State Solution: Institutionalizing Libertarian Socialism in Kurdistan”, New Politics online, 2/11/2014. En castellano.

[ii] Para un compromiso más profundo con la autogestión de los trabajadores en la industria petrolera de Rojava, véase Alexander Kolokotronis, “Revolution Defended in Rojava – For Now“, New Politics online, 8 de febrero de 2015.

[iii] TATORT Kurdistán, “Democratic Autonomy in North Kurdistan”, Porsgrunn, New Compass Press, 2013

[iv] David Graeber y Pinar Öğünç, “No. This is a genuine revolution”, ZCommunications, 26 de diciembre de 2014.

[v] Véase “Carta del Contrato Social de Rojava“, o también traducida como “Carta de Constitución de los Cantones de Rojava”.

[vi] Selahattin Demirtaş, “A shared victory”, Jacobin Magazine, 13 de junio de 2015.

[vii] Joris Leverink, ” The HDP’s victory is a barrier against autocracy in Turkey “, Roar Magazine, 8 de junio de 2015.

[viii] Alexander Kolokotronis, ” The Suruç Massacre and the Reigniting of an Old Struggle “, New Politics online, 22/08/2015.

[ix] Laurel Raymond, ” Turkish Government Accused Of Turning A Blind Eye To ISIS After Deadly Terrorist Attack “, Think Progress, 16/10/2015.

[x] Zaher Baher, “We should not let Kobane and the rest of Rojava to be defeated by the big corporations and the international financial institutions”, Libcom, 5/06/2015. En castellano.

[xi] Janet Biehl, Rojava’s Threefold Economy, Kurdish Question, 26/02/2015.

[xii] http://www.pasewan.com/English/Detail.aspx?Jimare=161

[Xiii] “Financing for Development”, Alianza Cooperativa Internacional, 10/04/2015.

[Xiv] https://youth.coop/ica-delegates%E2%80%99-statement-solidarity-grassroots-cooperatives-turkey-and-syria

Fuente: Grassroots Economic Organizing

Autoría: Alexander Kolokotronis.

Publicado originalmente el 16/07/2016

Traducido por Rojava Azadî

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s