[Brigada internacionalista italiana] Desde la revolución de Rojava: primer festival de las mujeres jóvenes y libres

Fuente: InfoAut

Fecha: 5/10/2017

Traducción: Brigada 19 de JulioRojava Azadi

Llegados hace unos días a Rojava, tenemos la posibilidad de participar en la primera edición del Festival de las mujeres jóvenes, Festivala Ş Stêrvan Jinên Ciwan Bakurê Suryê, organizado por la organización homónima cerca de la ciudad de Dêrik, en la región de Cizire.

La elección del lugar no ha sido aleatoria: nos hallamos en uno de los lugares más verdes de toda la región. Un gran escenario está montado en el césped y en la pancarta de presentación del evento destacan dos rostros: por un lado serok1 Apo y por el otro el de una mujer. Ella es Şheid2 Stêrvan: una joven mujer muerta por la revolución, a quien es dedicado el nombre de este festival. Decenas de chicas como ella están aquí desde hace días: mujeres de todas las edades bailan y cantan juntas, actuan en actuaciones, cocinan, organizan partidos de fútbol y conciertos, lecturas colectivas y debates. Mujeres de las unidades de las Asayish Jin3 hacen guardia en turnos, un poco más lejos, alrededor del perímetro: el territorio ha sido liberado de las milicias de Daesh pero una demostración de fuerza y autodeterminación como esta, por parte de las mujeres, podría causar reacciones. El ejército del Califato en sus ataques ha puesto en acción una estrategia bien definida para golpear a las mujeres y sus espacios, muchos son los ejemoplos al respecto. El clima es de fiesta: esto es el resultado del trabajo de las Jinên Ciwan, una de las numerosas estructuras con las que el movimiento revolucionario de Rojava opera en la sociedad para su transformación continua y radical. El objetivo es tanto ideológico como práctico: la liberación y la emancipación de las mujeres de cinco mil años de patriarcado y opresión de una sociedad con rasgos feudales, destrozada por el neocolonialismo y conflictos étnicos y confesionales. La ideología es aquella elaborada por Öcalan en los años de prisión: el confederalismo democrático, del que las mujeres son la vanguardia. El trabajo es orgánico y simbiótico: jóvenes mujeres educan a otras jóvenes mujeres y de estas aprenden como transformarse ellas mismas y el mundo a su alrededor. Estamos hablando de la perwerde, la educación, la práctica fundamental de esta revolución que en el desarrollo subjetivo identifica la clave del cambio colectivo. Las herramientas de esta práctica son a la vez tradicionales y revolucionarias y muy diversificadas: las canciones son de lucha y de libertad para Öcalan. Los bailes son los de las guerrilleras que están en las montañas. Tuvimos la suerte de presenciar algunas de las actuaciones teatrales hechas por las chicas, que representaban la opresión de género. A la violencia del hombre (representado como un miliciano de Daesh), mostrada cruda y sin filtros, sigue, como no, la emancipación igualmente violenta de la mujer: sola o con ayuda de sus hermanas mujeres, da la vuelta a las relaciones de poder volviendo a bailar y volar por encima de un marido, un padre, un hermano, ahora de rodillas. Le sigue el rugido de felicidad del público. El aislamiento, la vertiente totalmente privada de la vergüenza y el victimismo a través de los que a menudo se afrontan estos temas en Occidente aquí no tienen sitio y el teatro solo es una de las maneras que las mujeres se dan para una educación de género hacia una emancipación sin mediaciones y que quiere ser profundamente colectiva, práctica, transversal e intergeneracional.

 

Sigue una entrevista con hevala4 Dhoá, militante de Jinen Ciwan:

InfoAut (I.): Como organización de mujeres jóvenes a qué os dedicáis?

Dhoá (D.): Nos dedicamos a la cultura, el teatro, el deporte, la música, las actividades enlazadas con la salud… en general nuestro trabajo es la organización. Nosotras vamos a hablar con las mujeres jóvenes. La revolución no solo es guerra y “bang-bang”, creemos fundamental dedicarse a desarrollar la cultura, la dieología, conocer la historia de nuestro país y de Oriente Medio, la ciencia de la mujer (Jineoloji), saber reconocer las relaciones de poder y cómo funciona la sociedad. El festival que organizamos es el resultado de este trabajo.

I: ¿Tenéis una estructura desde la cual organizáis vuestro trabajo? ¿Cuál es el primer acercamiento que tenéis con las mujeres?

D: Tenemos una estructuras donde hacer las actividades pero sobre todo vamos casa por casa. Nuestro trabajo está dentro de la sociedad. La mayor parte de las dificultades que encontramos están ahí mismo, en las familias de las chicas. Oriente Medio es muy distinto de Europa. La familia es una realidad determinante en la vida de las mujeres jóvenes; primero tenemos siempre que convencer a las familias, no queremos hacer nada sin su consenso. A menudo pasa que las mujeres cercanas a las chicas, hermanas o amigas del barrio, se unen a las actividades. No es raro que las madres también participen en los seminarios o en nuestro trabajo. A veces pasa que una familia entera se empeña en distintos sectores de un trabajo politico y social más general. Por ejemplo una de las chicas que hemos involucrado tiene al hermano y al padre en las YPG, la madre está activa en la ayuda a las familias de los Sheid y un tercer hermano ha caído mártir. Es importante para nosotras conocer a todo el nucelo familiar, tener con ellos una relación de confianza. También cuando tenemos que relacionarnos con familias que no comparten, de partida, algunos aspectos de nuestro trabajo, que igual se quedan escandalizadas, igualmente nos abren la puerta. Pero no pasa a menudo que la relación empiece desde cero, la mayoria de la gente se espera que vayamos a hablar con ellos, que intentemos involucrarlos.

I: ¿mo dse desarrolla vuestro trabajo? y ¿mo se relaciona con el sistema escolar institucional?

D: El nuestro es un trabajo que se está desarrollando, puedo decirte esto: donde están las mujeres jóvenes nosotras también. Organizamos también eventos y seminarios en los institutos y en las academias: empujamos a las chicas a hablar, a menudo es difícil para ellas hablar en contextos mixtos, y debatimos juntas de cosas como la ciencia de las mujeres o en cualquier caso temas que las tocan de cerca. En Oriente Medio si quieres hacer cosas tienes que pelear, la revolución en el Norte de Siria tiene como fin la liberación de las mujeres y es por esto que queremos organizar la educación para todas la mujeres jóvenes, no solo queremos que se conviertan en militantes del partido, esta es una elección colateral que cada una toma en su autonomía. Queremos dar a las chicas herramientas para que desarrollen su inteligencia, esto para nosotras es importantísimo. La organización está abierta a todas las mujeres, en todos y cada uno de los aspectos de su vida, el fin es que se vuelvan autónomas en sus elecciones. En Oriente Medio a menudo existe una sola posibilidad para estas mujeres: casarse; nosotras queremos construir una alternativa. Pasa a menudo que el método tradicional educativo es algo que no gusta, no interesa a las chicas, precisamente por esto adoptamos otros métodos y hacemos que las cosas sean más “coloridas”: nuestra educación está hecha por teatro, música, baile, deporte… vemos desde el minuto uno como las chicas cambian con el trabajo que hacemos juntas. Nosotras no presionamos a las chicas, no nos portamos como sus padres y los hombres en general. Por ejemplo sobre la ropa o el maquillaje: nosotras no les decimos que pueden o no pueden hacer, sino las empujamos a preguntarse sobre las razones del por qué hacen las cosas.

I: ¿Cómo, por tu parte, te has formado para este trabajo?

D: Nosotras también aprendimos de las chicas, es un trabajo simbiótico. Somos mujeres que viven en la sociedad, leemos y estudiamos la ideología de Apo, discutimos mucho y continuamente entre nosotras. Tenemos cuidado en ser siempre coherentes con lo que enseñamos y a todos los niveles de la sociedad. Aprendemos y vivimos lo que estudiamos, esta es la práctica de la ideología de esta revolución. Nuestra ideología no es solo teoría, aprendemos viviendo, a menudo un ejemplo vale más que mil palabras.

1 Comandante, guía. Apelativo para Öcalan, líder del movimiento kurdo y fundador del PKK.

2 Concepto de mártir, Sheid es aquella o aquel que muere combatiendo por la revolución.

3 Fuerza femenina de la guardia revolucionaria.

4 Concepto de compañero/a, la amistad política que abraza a toda persona que lucha por la revolución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s