Fracturas dentro de la oposición siria en Afrin: los Cascos Blancos y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos

Fuente: The Region

Fecha: 31 marzo 2018

Traducido por Rojava Azadi

theregion

En el transcurso de la denominada “Operación Rama de Olivo”, que fue lanzada por Turquía y fuerzas yihadistas del Ejercito Libre Sirio (FSA) respaldadas por ese país,  al objeto de ocupar áreas controladas por fuerzas kurdas a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria, la oposición siria se ha dividido. Mientras que algunos apoyan la participación de Turquía en la guerra civil siria, otros son muy críticos.

Aquéllos alineados con la Coalición Nacional para las Fuerzas Revolucionarias y de Oposición Sirias y el Consejo Nacional Sirio han tendido a ponerse del lado de Turquía, particularmente porque muchos de ellos residen allí y reciben fondos de Ankara.

Por otro lado, los asociados con el Comité de Coordinación Nacional de izquierda, que consideran que la oposición oficial está demasiado cercana a Turquía, los Estados árabes del Golfo y los Hermanos Musulmanes, han sido muy críticos con la incursión de Turquía en el norte de Siria. Los grupos independientes también se han dividido, con algunos apoyos a la llamada “Operación Rama de Olivo” y otros muy críticos con la misma.

El miércoles, los Cascos Blancos, un grupo de apoyo humanitario que opera principalmente en territorio controlado por los rebeldes, emitió un comunicado en su cuenta oficial de Twitter afirmando que regresaban a Afrin para hacer su trabajo de ayuda humanitaria ahora que el enclave ha sido tomado a las YPG y se encuentra ocupado por Turquía.

“Después de dos años y medio de prohibición, la #SyrianCivilDefense vuelve a trabajar en la ciudad siria de Afrin para servir a todos los sirios”, tuiteaban. “El #PYD y las #YPJ cerraron el centro y arrestaron a los voluntarios que trabajaban allí”, afirman. El tweet recibió críticas de algunos, quienes alegaban que los Cascos Blancos actuaban como apoyo auxiliar humanitario para la ocupación. Otros, sin embargo, los elogiaron.

De hecho, en el transcurso de la Operación Rama de Olivo, cuando incluso las estimaciones más conservadoras cifraban la cifra de muertos civiles en centenares, los Cascos Blancos no hicieron ninguna declaración de condena contra los homicidios perpetrados por las Fuerzas Armadas turcas y sus socios del FSA. Por el contrario, los pronunciamientos públicos oficiales a menudo utilizan una terminología similar a la del Estado turco.

El 8 de marzo, lanzaron un tweet que decía que “YPJ y PKK tenían como objetivo zonas residenciales en las ciudades de Maree y Kaljebren en el campo norte de Alepo”, y afirmaban que un civil había muerto mientras que otros resultaban heridos.

El 23 de febrero, lanzaron una imagen mostrándoles en cercano contacto con la Media Luna Roja Turca, que está aliada estrechamente con el gobierno turco. Un día antes, en medio de fuertes bombardeos contra Afrin por parte del ejército turco y un saldo de muertos civiles que posiblemente había llegado a los 50, sólo atendieron a civiles que, según se afirmó, habían muerto a causa de los bombardeos de las YPG. “Tres civiles murieron y muchos otros resultaron heridos después de los bombardeos de artillería de las YPJ y el PKK dirigidos a zonas residenciales en la ciudad de Maree, en la zona norte de Alepo”, escribían en Twitter.

En marcado contraste, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR), con sede en Londres, (a menudo descrito como favorable a la oposición) destacó principalmente las bajas civiles ocasionadas por las Fuerzas Armadas turcas y sus afiliados del FSA y lo hizo todos los días en el transcurso de la ocupación. El pasado lunes, por ejemplo, publicaron un informe titulado “A raíz de la tragedia de los desplazados de Afrin, los combatientes leales al régimen y las fuerzas de la Operación Rama de Olivo evitan que las familias regresen a sus hogares en la ciudad y el campo”. Otro informe, publicado hace dos semanas, se titulaba “Al menos 16 víctimas en una masacre perpetrada por las fuerzas turcas contra el único hospital en la ciudad de Afrin”.

El 24 de enero de 2018, la Alianza de Socialistas de Oriente Medio, formada por muchos izquierdistas sirios, emitió una declaración titulada “Solidaridad con Afrin, al-Ghouta, Idlib contra todos los ataques militares”, en la que acusaban a la Coalición Nacional Siria de la Revolución Siria y las Fuerzas de Oposición “no sólo de apoyar a la intervención militar turca y mantener sus políticas chovinistas anteriores contra los kurdos en Siria, sino también de participar en esta operación instando a los refugiados sirios en Turquía a unirse a los grupos de la oposición armada siria que luchan en Afrin”. Ellos también pueden ser considerados por algunos como una voz independiente de la oposición siria que ha protestado contra la Operación Rama de Olivo.

La Operación Rama de Olivo sólo ha contribuido a nuevas divisiones morales y políticas en la oposición contra Bashar Al-Assad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s