Frentes en la Tercera Guerra Mundial: kurdos sin Estado y Estado sin personas

Fuente: Yeni Ozgur Politika

Autor: Veysi Sarisözen

Fecha: 29 marzo 2018

Traducción por Rojava Azadi

politika2

Las noticias de Efrîn y de Shengal y, más recientemente, de Tel Rifaat están teniendo un gran efecto en la opinión pública kurda.

Aparentemente, las potencias mundiales mantienen el rumbo hacia la división de Siria en tres partes. EE.UU. y Rusia han dado luz verde a la influencia turca en el noreste del Éufrates, si bien la situación de Manbij no está clara. También han dado luz verde a la influencia iraní en Latakia y Damasco. A cambio, Rusia planea mantener su presencia militar en la costa mediterránea de Siria y los EE.UU. al este del Éufrates, en Rojava y, por medio de esta presencia, lograr un equilibrio en la región.

En este aspecto, el “silencio” de la UE y de la ONU es comprensible. EE.UU. y Rusia, dos potencias imperialistas globales; Turquía e Irán, dos potencias regionales, se están repartiendo Siria en esta “Tercera Guerra Mundial”, como en cualquier otra guerra imperialista que hayamos visto.

Para mí, no es una “solución duradera”. La “Tercera Guerra Mundial” está lejos de haber terminado y el frente sirio es sólo una pequeña parte de esta guerra. Por ahora, las debilitadas Siria e Irak suponen simplemente un beneficio para Israel en la región.

Esto es sólo la punta del iceberg.

En todas las guerras, los Estados que tienen las mayores contradicciones alcanzan un punto de “acuerdo”, “alianzas sucias”. Aunque estos “acuerdos” y “alianzas sucias” perjudiquen a la gente, ellos no muestran que los conflictos y el desacuerdo entre las fuerzas combatientes se hayan desvanecido.

Miremos a estos países que aparentemente se han puesto de acuerdo en la fragmentación de Siria…

La semana pasada, los EE.UU. declararon una “guerra económica” contra China. Asia oriental siempre ha estado en el centro de la política exterior de EE.UU. desde el principio. EE.UU. quería retirarse de Oriente Medio y quería poner restricciones a China, que amenaza a EE.UU. en los mercados globales. Y ya han comenzado las “guerras comerciales”.

EE.UU. no se opuso a que Rusia provocara a Turquía para que atacara Afrín y a que Irán tomara Latakia bajo control; sin embargo, actualmente, todos los países de la OTAN y la UE han iniciado una “guerra diplomática” con Rusia, no vista desde la época soviética. Estos Estados están deportando a diplomáticos rusos y los rusos están respondiendo de la misma manera.

Además de esto, la confrontación entre Israel e Irán, el peligro de que Irán adquiera armas nucleares, ha llevado a los EE.UU. a romper el acuerdo “nuclear” con Irán. Irán está en el objetivo de EE.UU. Los saudíes e Irán pueden terminar al borde de la guerra en cualquier momento.

A medida que los conflictos se intensificaban, EE.UU. y la UE aumentaron sus esfuerzos mediante una tendencia hacia compromisos sucios tales como “renunciar a Afrin, Shengal, Tel Rıfaat, Jarablus y El-Bab, y quizás incluso Manbij, y dárselos a Turquía como regalo”, para separar a Turquía de Rusia-Irán y volver a conectarla con la OTAN.

El destino de Erdoğan está fuertemente conectado a este ambiente caótico.

Si se mantiene en el eje Rusia-Irán, se convertirá en uno de los principales objetivos de la OTAN. Si abandona el eje Rusia-Irán, perderá los territorios ocupados obtenidos en Siria.

Pero lo principal es que el Estado turco, con una situación actual tan sacudida desde sus cimientos, tan pronto se acerque nuevamente a EE.UU., se encontrará cara a cara con Irán. Los EE.UU., al igual que empujaron a Saddam contra Jomeini, presionarán a Erdoğan contra Irán sin piedad.

Así, la conclusión a la que llego es la siguiente: el “equilibrio” temporal entre los Estados globales y regionales, y los “tratos secretos” que alcanzan como resultado del mismo, pueden resultar contra los kurdos. Pero debemos saber que los desacuerdos y los profundos conflictos entre estos Estados tienen el potencial de generar consecuencias positivas para el lado kurdo.

Significa que el determinante no serán los tratos o las contradicciones entre estos Estados. El determinante será la unidad de los pueblos kurdos, los amplios frentes que establecerán y su potencial para la lucha.

Los pueblos no son juguetes sin más en manos de los Estados, y debemos saber que los pueblos kurdos han ganado el apoyo de la gente del mundo, desde Afganistán hasta América Latina. La condición previa para el proceso revolucionario es exactamente esto.

Incluso resulta suficiente observar esto: ¿Por qué estos Estados están gestando “alianzas ocultas” contra los kurdos y por qué los pueblos del mundo están en “abierta” solidaridad con los kurdos?

Porque los Estados globales son conscientes de sus formas de hacer negocios “ilegítimas”, “ilegales” y “basadas en intereses sucios”.

Y los pueblos gritan en las calles y en los medios de comunicación con la conciencia de hacer las cosas de la manera “correcta”, “legítima” y “sin mirar a los beneficios”.

Ésta es la realidad de la “Tercera Guerra Mundial” que nunca se había visto antes: en la primera y la segunda guerras mundiales, los Estados lograron hacer que sus propios pueblos se enemistaran entre sí; hoy, han perdido a sus propios pueblos en esta guerra contra el pueblo kurdo.

“Los kurdos sin Estado” casi han convertido a los Estados globales en “Estados sin gente”.

¿Qué piensas tú, están ganando los “Estados sin gente”, o son los “kurdos sin Estado”, que se unen cada día más con los pueblos de esos Estados, los que van venciendo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s