Desacuerdos en el ejército turco respecto a la operación militar en Siria

Fuente: Al Monitor

Autor:

Fecha: 5 enero 2019

Traducido por RojavaAzadi


La destitución por parte del gobierno turco de dos altos mandos del ejército ha puesto al descubierto las diferencias entre los militares turcos respecto a la planeada operación militar al este del Éufrates en Siria.

SYRIA-TURKEY-CONFLICT
El General turco Ismail Metin Temel, Comandante en Jefe de la operación Rama de Olivo, en visita al Monte Bersaya, al norte de la ciudad siria de Azaz, cerca de la frontera con Turquía, 29 de enero de 2018. NAZEER AL-KHATIB/AFP/Getty Images

Mientras Turquía negociaba con los Estados Unidos para trazar una hoja de ruta a propósito de la zona al este del río Éufrates y Manbij, y paralelamente se coordinaba con Moscú para obtener la luz verde de Rusia para una posible operación militar contra las fuerzas kurdas, se ha producido un acontecimiento inusual en el ejército turco: El general de cuatro estrellas Ismail Metin Temel, el comandante que dirige los frentes de Irak y Siria y que se ha forjado una reputación por sus habilidades de liderazgo durante las operaciones ‘Escudo del Éufrates’ y ‘Rama de Olivo’ en Siria, y el brigadier Mustafa Barut, comandante de la Cuarta Brigada del Comando, han sido repentinamente transferidos a puestos burocráticos.

Los medios de comunicación turcos han informado que su destitución ha sido debida a sus objeciones a los planes sobre el este del Éufrates. La medida contra ambos comandantes, altamente valorada por el presidente Recep Tayyip Erdogan, ha puesto de manifiesto las contradicciones y desacuerdos que están dividiendo a los altos mandos militares de Turquía.

Deniz Zeyrek, columnista de Sozcu y experimentado escritor sobre defensa y diplomacia, ha resumido tales objeciones en tres puntos:

  • La amenaza a la que se enfrenta Turquía ahora es diferente de la que encontramos en las operaciones Escudo del Éufrates y Afrin. Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) reciben hoy un apoyo sustancial de los Estados Unidos. Están mejor equipados y entrenados.
  • El apoyo internacional que Turquía recibió para sus dos operaciones anteriores ya no está disponible. Tanto Estados Unidos como Rusia están enviando mensajes contradictorios. Las condiciones climáticas y topográficas podrían ir en contra de nuestro objetivo de reducir al mínimo las víctimas.
  • Los Estados Unidos están tratando de embarcar a Turquía en una guerra contra el Estado Islámico. Turquía no está obligada a luchar contra el ISIS lejos de su frontera.

Hasta ahora, los altos mandos militares se habían mantenido en silencio sobre sus diferencias de opinión, pero en los últimos días oficiales retirados han expresado su malestar con la política del gobierno en Siria.

La repentina decisión del presidente estadounidense Donald Trump de retirar las tropas estadounidenses de Siria y encargar a Turquía que se ocupe de los restos del ISIS ha planteado interrogantes sobre una operación inminente al este del Éufrates.

Los cismas más profundos están entre lo que Ankara quiere y lo que Trump quiere decir al ofrecerse a entregar los territorios que las fuerzas americanas evacuarán. Mientras que Estados Unidos asigna a Turquía la misión de combatir a ISIS, Ankara habla de eliminar las estructuras autónomas kurdas que están surgiendo en el noreste de Siria.

El plan original de Ankara era establecer una zona de seguridad de 10-40 kilómetros (6-25 millas) entre los ríos Éufrates y Tigris, de la que se expulsaría a las YPG. Turquía no tiene ninguna ambición de adentrarse en territorio sirio y llegar a Deir ez-Zor para luchar contra el ISIS.

También existe la opción de dejar la liberación de Siria a su propio ejército. Algunos cuestionan la conveniencia de enviar tropas turcas tan lejos de la frontera.

Mientras que la pregunta crítica de si Estados Unidos permitirá que Turquía pisotee a los kurdos espera una respuesta, primero la senadora Lindsey Graham y luego Trump expresaron opiniones que han sacudido a Ankara. Tras reunirse con Trump, Graham dijo: “Trump habrá ganado lo siguiente al retirarse de Siria: ISIS quedará totalmente diezmado. Irán no se hará cargo de las zonas que evacuará ISIS. Nuestros aliados kurdos serán protegidos.”

Graham habló de una fórmula para evitar los enfrentamientos kurdo-turcos, y se supone que Trump debe asegurar a Turquía que tendrá la zona de seguridad que necesita. En la reunión de su gabinete del 2 de enero, Trump también dijo: “Queremos proteger a los kurdos”.

Pero si el plan de Turquía para la zona es tan destructivo como el de Afrin, ¿cómo van a proteger los estadounidenses a los kurdos? Si la zona de seguridad es la fórmula para alejar a los kurdos de la frontera, ¿cómo se asegurará sin enfrentamientos? ¿Cómo puede Estados Unidos, que tiene previsto retirar a sus 2.000 soldados sobre el terreno, hacer que se cumpla la zona de seguridad?

Rusia está intentando persuadir a Ankara de que renuncie a sus planes operativos y promete un tipo diferente de seguridad: Desplegar el ejército sirio en Manbij y al este del Éufrates. Según el planteamiento ruso, cuando llegue el ejército sirio, el control de las YPG terminará. El régimen sirio también dice que enviará tropas a la región sólo cuando las YPG se retiren.

Turquía, por otra parte, sospecha que los kurdos idearán una fórmula para permanecer en la zona o bajo la protección del ejército sirio. Mientras Turquía lucha entre los planes de EE.UU. y Rusia, otro elemento hace el asunto aún más complejo: Washington quiere desplegar tropas saudíes, de los Emiratos Árabes Unidos y egipcias en la región, fuerzas apenas amigas de Turquía. El plan ya ha puesto nerviosos a los funcionarios turcos. Los informes de que Egipto ha estado tratando de conseguir que los kurdos y Damasco negocien han puesto a Turquía aún más tensa.

Mantener a Irán alejado de Siria no es una fuente de preocupación real para Turquía en este momento.

¿Por qué debería Turquía, que ya está desafiando las sanciones estadounidenses contra Irán, desafiar a Teherán en Siria?

También hay preguntas sobre la probabilidad de éxito de una operación terrestre al este del Éufrates. Afrin, aparte de un único corredor de salida a través de Tel Rifaat, ya estaba bajo asedio desde la operación anterior. Como el área estaba aislada, las YPG tenían fuerzas y armamento limitados. Al este del Éufrates, sin embargo, las YPG están equipadas con armamento estadounidense y con la experiencia adquirida en su combate contra el ISIS. Afrin estaba rodeado de grupos armados guiados por Turquía que habían declarado su hostilidad hacia las YPG. Los flancos meridionales de la línea Éufrates-Tigris están abiertos a sorpresas.

Teniendo en cuenta las condiciones del terreno, no hay garantía de mantener un área de 450 kilómetros (unas 280 millas) y asegurar su estabilidad.

Otra cuestión de seria disputa es el deplorable historial de las milicias locales que acompañan a las tropas turcas. Puede haber fuertes reacciones al despliegue de esos grupos, que han sido acusados de saqueo, tortura, malos tratos, secuestros, robo y destrucción de la zona.


Fehim Tastekin es un periodista turco y columnista de Turkey Pulse que anteriormente escribió para Radikal y Hurriyet. También ha sido el presentador del programa semanal “SINIRSIZ” de IMC TV. Como analista, Tastekin se especializa en política exterior turca y en asuntos del Cáucaso, Oriente Medio y la UE. Es autor de “Suriye: Yikil Git, Diren Kal,” “Rojava: Kurtlerin Zamani” y “Karanlık Coktugunde – ISID.” Tastekin es el editor fundador de la Agencia del Cáucaso. En Twitter: @fehimtastekin

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s