Informe de Inteligencia del ISW (Instituto para el Estudio de la Guerra)

isw

Fuente: IWS

Autora: Jennifer Cafarella

Fecha: 22 de octubre 2017

Traducido por Rojava Azadi

 

Punto clave: la campaña liderada por EE.UU. contra ISIS logró una gran victoria en Raqqa, pero el conflicto post-ISIS en el norte de Siria probablemente sigue debiéndose al rol dominante de las YPG kurdo-sirias en la operación de Raqqa y su compromiso para conformar un gobierno posterior al ISIS basado en la visión del fundador del PKK, Abdullah Ocalan. Rusia, Irán y el régimen sirio se están preparando para cerrar un acuerdo con las YPG para el futuro gobierno del noreste de Siria, que podría suponer la expulsión de los EE.UU. Turquía está aprovechando las llamadas a la acción de los EE. UU. en Idlib para establecer posiciones militares en la provincia que posicionen a Turquía para un futuro enfrentamiento contra las YPG al norte. Turquía no está limitando significativamente a Al Qaeda. En Irak, la retirada kurda a través de las disputadas fronteras internas iraquíes podría desestabilizar el norte de Irak en lugar de unificar al país si los civiles kurdos, ahora bajo el control de las fuerzas iraquíes, y los representantes de Irán recurren a la violencia. Ya han surgido los primeros indicios de disturbios civiles. Sin embargo, la retirada de los kurdos es una victoria política para el primer ministro Abadi y una victoria militar para Irán, cuyos representantes ahora están consolidando el control sobre las ciudades anteriormente controvertidas y avanzando hacia el norte de Iraq.

SIRIA

Raqqa cayó, pero en condiciones que favorecen la insurgencia continua. Estados Unidos anunció el 20 de octubre que las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) habían tomado el último reducto en la ciudad de Raqqa que estaba en manos del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). Las Fuerzas de Defensa del Pueblo Kurdo Sirio (YPG) han explotado la victoria con fines políticos. El 19 de octubre, un gran contingente de combatientes kurdos realizó una sesión fotográfica en la plaza central de Raqqa, con enormes banderas YPG / YPJ y una gran foto del fundador del PKK, Abdullah Ocalan. Según algunos informes, las YPG arrestaron también a combatientes árabes que portaban banderas revolucionarias sirias en la ciudad de Raqqa. Esto podría ser un incidente aislado, pero el claro esfuerzo de las YPG por dominar la narrativa después de derrotar al ISIS en la ciudad de Raqqa impulsará el apoyo a la resistencia árabe sunita contra las YPG. La coalición anti-ISIS liderada por los EE.UU. ha reclutado y entrenado a 1.600 combatientes en una “Fuerza de Seguridad Interna de Raqqa” para proporcionar seguridad en Raqqa después de su recaptura. Sin embargo, no está claro cuánto entrenamiento militar recibieron estas fuerzas de la coalición. Es probable que dependan del apoyo continuado de las YPG para defender Raqqa de la infiltración y los espectaculares ataques del ISIS y posiblemente de Al Qaeda.

isw2

Unidades femeninas de las YPJ posan para una foto en honor al fundador del PKK Abdullah Ocalan en la ciudad de Raqqa el 19 de octubre.

Las fuerzas a favor del régimen se apoderaron de Mayadin, cuartel general de la dirección general y operaciones externas del ISIS. Las fuerzas a favor del régimen declararon haberse apoderado de la ciudad el 14 de octubre, aunque no está claro si el ISIS se retiró preventivamente. El dirigente del ISIS Abu Bakr al Baghdadi y otros altos dirigentes del movimiento, incluidos operativos externos, se habrían trasladado a Mayadin desde Mosul y Raqqa a finales de 2016 y principios de 2017. Lo más probable es que se trasladaran a Abu Kamal, en la frontera sirio-iraquí. Las fuerzas pro-régimen se encuentran ahora posicionadas para interrumpir futuros movimientos de las SDF a lo largo del Valle del Éufrates Medio (MERV), al sureste de la ciudad de Raqqa.

Rusia y el régimen sirio se están preparando para llegar a un acuerdo con las YPG que podría expulsar a los EE.UU. del noreste de Siria. Según algunos informes, las YPG kurdo-sirias entregaron el campo de gas Conoco, en la provincia de Deir Ezzor, al régimen sirio, lo que probablemente permitiría a los contratistas rusos operarlo. La entrega, que según el régimen sirio se produjo, sería una primera señal de un futuro acuerdo entre las YPG y el régimen sirio para el gobierno del noreste de Siria, lo que ISW pronosticó en septiembre. Las negociaciones ya están en marcha para alcanzar ese acuerdo, que podría aplicar límites a la presencia de Estados Unidos. Una posibilidad muy peligrosa es que Rusia y el régimen sirio demanden un retiro total de las fuerzas estadounidenses en Siria a cambio de un estatus federal y la devolución de servicios a las áreas controladas por las SDF. El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Mikhail Bogdanov, se reunió con altos funcionarios del ala política de las YPG en Qamishlo, en la frontera sirio-turca, el 18 de octubre. El senador ruso Ziyad Sabsabi de Chechenia llegó más tarde a Qamishlo el 19 de octubre. Se informa que Rusia organizará una conferencia sobre los kurdos sirios en el aeropuerto internacional Bassel al-Assad en la costa siria el 10 de noviembre. Fuentes anónimas también afirman que el director del Buró de Seguridad Nacional sirio (NSB), Ali Mamlouk, se reunió con altos funcionarios de las YPG en Qamishlo el 17 de octubre. Las dos partes supuestamente discutieron el rol post-conflicto de las YPG en Siria, así como la presencia a largo plazo de los EE.UU. en el norte de Siria, aunque el ala política de las YPG negó que la reunión hubiera tenido lugar.

Turquía se ha desplegado en Idlib, pero en coordinación con Al Qaeda. Las fuerzas armadas turcas se han desplegado en múltiples localidades en la norteña provincia de Idlib a partir del 13 de octubre, en base a un acuerdo con Hayat Tahrir al Sham (HTS), sucesor del afiliado sirio de Al Qaeda. Turquía se está aprovechando de los llamamientos de los EE.UU. a la acción turca para frenar a Al Qaeda, que se mantiene en Idlib y, en cambio, está actuando contra las YPG, que mantienen un “cantón” al norte de la provincia de Idlib. El despliegue de Turquía en Idlib coloca a las tropas turcas en un segundo flanco del cantón kurdo, estableciendo unas condiciones favorables a Turquía para una futura confrontación. Turquía también está posicionando sus tropas como posibles garantes de su acuerdo de reducción de la escalada con Rusia y el régimen sirio de la provincia de Idlib. El despliegue de Turquía no restringe significativamente a Al Qaeda y, por el contrario, limita las opciones de los EE.UU. en la provincia de Idlib. Informes no confirmados indican que Turquía ha ofrecido ayuda para proporcionar información a los EE. UU. para eliminar a líderes importantes de Al Qaeda. Ataques contra objetivos de alto valor (HVT) en Idlib podrían degradar el liderazgo de Al Qaeda en Siria, pero no revertirán los continuos y exitosos esfuerzos de Al Qaeda por insertarse dentro de la sociedad siria en Idlib y gobernar a través de una red de afiliados y representantes locales.

IRAK

Las fuerzas Peshmerga colapsaron en la mayor parte de la línea del frente en los Límites Internos Disputados de Irak, cediendo terreno a las ISF y los representantes iraníes. La retirada kurda empodera a Irán y podría desestabilizar el norte de Irak, en lugar de unificar la zona. Irak e Irán, por medio de Qassem Soleimani y el líder de la Organización Badr, Hadi al Amiri, exigieron la retirada kurda de las áreas tomadas desde 2014, comenzando con Kirkuk. La retirada de los kurdos es una victoria tanto para el gobierno central iraquí como para Irán, cuyos representantes han aprovechado un nuevo terreno clave y consolidado el control sobre las ciudades anteriormente controvertidas. Irán ha minimizado el papel de sus representantes para legitimarlos como instrumentos del estado iraquí. La cobertura de los medios occidentales y las declaraciones de funcionarios estadounidenses han ayudado a Irán con este engaño, al negar el papel de los representantes de Irán en Kirkuk.

isw3

Dos líderes representantes iraníes -Hadi al Ameri y Abu Mehdi al Muhandis- participan en el izado de la bandera en la ciudad de Kirkuk, junto con los líderes de los Servicios de Contraterrorismo Iraquíes (CTS) el pasado 16 de octubre.

Las fuerzas iraquíes comenzaron a avanzar más al norte el 20 de octubre, lo que generó temores de un empuje hacia el Kurdistán iraquí más allá de la línea del frente kurdo de 2003. Los Servicios Iraquíes de Contraterrorismo (CTS) y otras Fuerzas de Seguridad Iraquíes (ISF) no especificadas tomaron Ton Kubri, diez kilómetros al norte de Dibis, provincia de Kirkuk, y 40 kms al sureste de Arbil, después de enfrentarse con las fuerzas Peshmerga.

Las poblaciones kurdas ahora bajo el control del gobierno iraquí y los representantes de Irán pueden impulsar una insurgencia. Los disturbios civiles contra las fuerzas iraquíes y los representantes de Irán comenzaron en Kirkuk y Khanaqin el 18 de octubre. Según ciertos informes, el primer ministro Abadi ordenó la entrega de la seguridad en Kirkuk a la policía local, y los primeros informes indican que las fuerzas iraquíes y los representantes de Irán pueden haberse retirado de Khanaqin en el norte de Diyala. No está claro si estas retiradas apaciguarán a la población kurda.

* Una versión anterior de esta publicación se refería incorrectamente a las preocupaciones kurdo-iraquíes sobre un avance más allá de la línea del frente de 2014. Las fuerzas iraquíes ya habían violado esa línea de frente el 16 de octubre de 2017 y comenzaron a avanzar hacia la primera línea de los límites formales del Gobierno Regional del Kurdistán el 18 de octubre de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s